Aprenda cómo despedir a un empleado de la manera más apropiada

Ron Ashkena

La parte más difícil del trabajo de gerente tal vez sea informar a un subordinado que ya no puede seguir en la compañía – que está ‘despedido’, que lo ‘dejan ir’ o que lo ‘echaron’.

Es una conversación desgarradora, sabiendo la profundidad con que este simple acto puede afectar la carrera de una persona, su autoestima y su forma de vida. Despedir a un empleado también afecta a todos los del equipo, puesto que podría darles motivos para que cuestionen su juicio o su propia seguridad laboral.

Dados estos sentimientos escondidos, muchos gerentes dejan que la ansiedad mueva el proceso de despido en lugar del intelecto, haciendo de un momento difícil aún peor. Para evitarlo, a continuación algunas directrices para cuando despedir a un empleado se vuelva una necesidad:

Primero, asegúrese que dejar ir al empleado sea el último paso de un proceso concienzudo, justo y transparente. Si el despido es por mal desempeño, entonces debería ocurrir después de una serie de discusiones de desempeño, planes y acciones documentadas. Si se debe a una reorganización de la compañía, también debería seguir a una serie de conversaciones y a una ´´advertencia de despido´´ razonable. La clave es que, de ser posible, el despido no debería ser una sorpresa.

En segundo lugar, llegue a la reunión de despido preparado para abordar cualquier pregunta logística que pueda tener la persona: ¿Cuándo es la fecha oficial de terminación? ¿Hay algún acuerdo de compensación? ¿Hay otras oportunidades en la compañía? ¿Hay asesoría profesional? ¿Qué sucede con los beneficios abonados?

En tercer lugar, prepárese para escuchar, no para reaccionar. Perder el trabajo puede ser traumático, y su empleado podría mostrar una gama de emociones y dirigirlas hacia usted. Intente no engancharse en las respuestas. Escuche con respeto y dirija a la persona hacia las realidades prácticas de seguir adelante. Ofrézcase a volver a hablar cuando las emociones no estén tan vivas, o pida que lo acompañe un asesor de recursos humanos.

Finalmente, luego del despido hable con los demás empleados sobre el proceso, el razonamiento detrás de la decisión y sus implicaciones (dentro de los límites de la confidencialidad, por supuesto). En algunos casos entenderán plenamente su decisión; en otros, no. De cualquier forma, debe ser sensible con las emociones de los empleados, y después ayudar a que vuelvan a enfocarse en su trabajo.

Evitar la ansiedad asociada con despedir a un empleado sólo empeora las cosas. Entonces, si tiene que hacerlo – hágalo correctamente.

Despedir a un empleado es una tarea estresante y desafiante. Desafortunadamente, las dificultades no siempre terminan cuando el trabajador sale por la puerta. Incluso los empleados que ha despedido podrían pedirle que sirva como referencia. Esto es lo que debe hacer en esa situación:

Revise el expediente del ex trabajador antes de extenderle una carta referencia para garantizar que sólo escriba hechos.Limite sus respuestas a información real: fechas de empleo, nombre del puesto, salario y demás información objetiva.

Ron Ashkenas
Socio directivo de Schaffer Consulting

'Asegúrese que dejar ir al empleado sea el último paso de un proceso concienzudo, justo y transparente (…) la clave es que, de ser posible, el despido no sea una sorpresa'.

 

TEMAS


Empleo