Aprenda cómo llamar la atención de su jefe y destacarse entre los otros

Ripe

¿Dedicar ocho horas al día a su trabajo y hacerlo de forma adecuada no es suficiente para llamar la atención de su jefe?

Si su actividad pasa inadvertida y que le ignoren se ha convertido en costumbre, no busque culpables. Hacerse valer delante de sus superiores sólo depende de actitud, confianza y buenas dosis de autocrítica. Este es el principio para lucirse ante su jefe.

El señor 'González' llegaba puntual todos los días a la oficina. Ocupaba su puesto de trabajo y a la hora en punto regresaba a su casa. 'Martínez' no era muy amigo de las puntualidades, sin embargo, aunque anárquico por naturaleza tenía el don de la oportunidad: siempre estaba cuando aparecía el jefe y era brillante en sus planteamientos. En el reparto de ascensos, ¿imaginan quien consiguió despacho propio? En esta situación ficticia, 'Martínez' promocionó mientras su compañero, un tipo muy competente, tuvo que conformarse con ser la mano derecha de su nuevo superior.

Para llamar la atención del jefe no vale con ser correcto, a menudo conviene echar un poco de sal y pimienta y convertirse hasta en algo molesto, en el buen sentido de la palabra. Nadie es imprescindible en un puesto de trabajo, pero si consigue ser influyente será tomado en cuenta más que aquellos que, haciendo un trabajo impecable, pasan inadvertidos.

'Para ser influyente es muy importante tener la seguridad bien anclada y no tener demasiado interés en agradar' dice Pilar Jericó, socia directora de Be-Up, y asegura que 'para tener influencia hay que tener firmeza en los mensajes. Las personas que antes de hacer una presentación empiezan a justificarse o transmiten inseguridad sin necesidad. La mayor parte de los jefes tienen poco tiempo y necesitan que sus colaboradores vayan al grano para pasar rápido a otra cosa'. Es cierto que en ocasiones es cuestión de química, pero si no logra brillar por sí mismo, 'hágase valer con hechos y resultados palpables que no den lugar al equívoco'.

Una buena idea es la que aporta Paco Muro, presidente de Otto Walter: 'Acudir al despacho con papel y bolígrafo. Anote lo que vaya acordando, generará práctica y evitará malos entendidos'.

Pero, si a pesar de tenerlo todo bien apuntado observa que nada cambia, Jericó recomienda hacer un buen ejercicio de autocrítica porque 'la culpa puede estar en usted'.

Sorpréndalo por calidad de trabajo. Asómbrelo siempre llevándole algo un poco mejor de lo que él esperaba pero, sin excederse. Basta con ser uno mismo sin abusar de la adulación gratuita. Aun así, si intuye que la relación no funciona, no descarte abordar a su jefe y preguntarle cuáles son sus expectativas'.

Algunos consejos para impresionar a sus superiores
Cuando vaya a su despacho anote lo que vayan acordando. Igualmente, si desea despachar asuntos con él, lleve los temas por escrito. Eso le ayudará a ser breve y a no olvidar nada. Déjelo hablar hasta el final, no le interrumpa. De entrada no critique sus decisiones. Ante algo que no comparta, pídale tiempo para pensar y luego proponga una alternativa. No tema pedir explicaciones del porqué de sus decisiones. No le lleve problemas sin haber pensado alguna solución. Cumpla siempre sus compromisos y muestre iniciativa.

La opinión

Pilar Jericó
Socia directora de BE-UP

'Para ser influyente es muy importante tener la seguridad bien anclada y no tener demasiado interés en agradar a los demás'.