Atraiga y conserve gente triple ´A`con gratificaciones no financieras

Sylvia Ann Hewlett

Atraer y retener a los mejores talentos son preocupaciones eternas para los gerentes, en los buenos tiempos y en los malos. Con salarios congelados incluso mientras aumenta el trabajo, a los gerentes les está resultando casi imposible seducir gente ´´A´´ y compensar a sus empleados de alto desempeño sin salirse del presupuesto. ¿Las buenas noticias? Tal vez no tengan que hacerlo.

De acuerdo con el Centro para la Innovación de Talento , el dinero no es el principal motivador entre los trabajadores con educación universitaria. Datos recientes del CTI muestran que trabajadores de todo el espectro de edad buscan una remezcla de las gratificaciones convencionales. Muchas de éstas no cuestan ni un centavo pero rinden mayor participación y fidelidad.

En particular, tres ofertas no financieras se clasifican igual o con más nivel que la compensación:

1. Si hay una ventaja laboral que destaca entre el resto, son los acuerdos de trabajo flexible. De acuerdo con investigaciones del CTI, 87% de los ´baby boomers´, 79% de los de la Generación X y 89% de los milenarios cita como importante el horario flexible.

Las compañías que tratan el tiempo como moneda – vía opciones laborales a distancia o contratos de menos horas – también tienen mayor probabilidad de atraer y retener empleados de alto calibre. El equilibrio entre la vida personal y laboral siempre ha sido valorado por las mujeres trabajadoras que hacen malabares con las exigencias de su familia y sus puestos de trabajo de alto poder.

2. El reconocimiento. 35% de los trabajadores y 30% de los directores ejecutivos de una encuesta realizada por Accountemps citó el reconocimiento constante de los logros como la mejor gratificación no monetaria.

3. En un clima donde la mayoría de la gente que tiene un trabajo está haciendo su mejor esfuerzo para conservarlo, pocos sienten que pueden darse el lujo de tomarse un descanso durante el día, pese a que los estudios muestran que la productividad se incrementa. Los gerentes pueden ayudar a destrozar el imperativo del tiempo presencial poniendo el ejemplo: tómese un descanso durante el día para ir al gimnasio, y aliente a los empleados para que aprovechen los programas de bienestar de la compañía.

La compensación monetaria no es todo
Mejorar la compensación – incluso cuando es posible – ha dejado de ser suficiente para motivar a la gente de alto desempeño. En cambio, las compañías que quieran hacerse del mejor talento que el dinero no pueda comprar deberían invertir en gratificaciones no monetarias significativas, como horario flexibles, programas de salud y deporte para mejorar la calidad de vida, reconocimientos simbólicos y capacitaciones académicas.