Capital humano, aliado de los emprendedores

123RF

El éxito del emprendedor debe mirar las relaciones laborales.

Iovania Peñaloza

*Gerente de RR.HH. de On Vacation.

Hablar del manejo del capital humano en negocios de emprendimiento parece sencillo, pues en principio se requiere de pocas personas. Sin embargo, a medida que crece el negocio y se aumenta la cantidad de colaboradores hablar de capital humano es un tema de vital importancia. Diría entonces, que las políticas y prácticas se deben plantear y constituir pensando en convertirlos en nuestros aliados estratégicos para cumplir con los objetivos del negocio. Todos los esfuerzos se deben dar en torno a las personas y más allá del cumplimiento legal de la obligación que conlleva una contratación como la nómina, la seguridad social y la salud ocupacional, entre otras que son un básico obligatorio, se debe concientizar que no es esta la esencia que mantiene al talento empoderado.

El éxito del emprendedor en su negocio tiene un ala fundamental en las relaciones laborales que no son otra cosa que la gestión de las personas como parte fundamental de la estrategia y llevándola a cabo de la manera adecuada, se logra la lealtad y el compromiso como valor corporativo.

Un buen emprendedor se rodea de los mejores, personas con perfil de liderazgo que son los que lo acompañarán, aconsejarán y velarán por el cumplimiento del logro de los objetivos de negocio; son ellos quienes saben seleccionar a las personas correctas para las labores requeridas, estos líderes son capaces de reconocer el potencial de cada persona y desarrollarlo, además facilitan y mantienen comunicación clara acerca de lo esperado y develando los resultados del negocio como parte de motivación.

Dentro de las tareas del líder no está solamente medir y evaluar, porque el rol de auditor no es válido sin la gestión; la misión es encargarse del buen desempeño de los equipos de trabajo, acompañarlos en la obtención de resultados como tutor o guía, de manera que el talento del negocio esté en tal nivel de compromiso e involucramiento que dejen de lado las jerarquías y más allá de dar instrucciones o esperar a recibirlas, se involucren y se empoderen. El emprendedor debe lograr en su equipo un nivel de involucramiento tal que sientan el negocio como propio y se proyecten en él.

La visión de futuro es la que permite al emprendedor desarrollarse y desarrollar a su gente, pensando no solo en el crecimiento y la innovación de su propio negocio sino en el aporte que hace al entorno. En línea con esto, los planes de formación deben ir más allá del conocimiento técnico que requiere la labor, también deben pensar en el desarrollo de la persona ya que al conocerlos como individuos se logrará una gestión positiva que terminará impactando en su carrera personal y profesional y que se traduce en un mejor desempeño en la misma ejecución de la estrategia corporativa.

Onvacation, por ejemplo, es una empresa que nace del emprendimiento y que hoy se inspira en el liderazgo de un gran emprendedor; con esa inspiración se construyeron las relaciones laborales como la mejor forma en la que las personas aportan a la empresa y la empresa a ellos. Estos factores hacen que todos trabajemos en nuestra misión como generadores de experiencias memorables. El Ebitda, el MB, el PyG, la rotación, el ausentismo, la satisfacción de cliente; la calificación de Trip Advisor y todos los demás indicadores que mide una organización son un aproximado reflejo de la gestión de las personas, de la definición de una estrategia corporativa -de emprendimiento- y de la claridad en la comunicación como líderes vendedores de ideas y de sueños.

TEMAS


Laboral - Emprendimiento - Análisis - Tecnología - Capital humano