Cinco recomendaciones para mejorar la concentración

Tony Schwartz

Algo insidioso ha sucedido. Los mismos equipos con los que solíamos hacer el trabajo – computadoras, teléfonos inteligentes, iPads – se han convertido en depositarios de mil distracciones y toda fuente imaginable de gratificación inmediata.

Conforme intentamos trabajar, uno o dos teclazos nos separan de Google y YouTube, programas de televisión y películas, música y juegos de vídeo e incontables sitios de Internet y aplicaciones para iPhone.

Somos libres de complacer todos nuestros caprichos, sin importar qué tan triviales sean.

Y entre más fácil sea complacer nuestros deseos, más difícil es ejercitar autocontrol.

Entonces, ¿cómo volvemos a controlar nuestra atención –  y nuestra vida? A continuación cinco formas simples de empezar:

1. Deje que sus valores más profundos guíen su comportamiento.
¿Realmente en qué cree? Mantenga esos compromisos centrados y al frente, como fuente de energía y como directriz de su comportamiento cotidiano en la oficina.

2. Baje la velocidad. Entre más rápidamente se mueva, más probabilidad tiene de reaccionar en lugar de reflexionar. Aparte horarios específicos durante el día – tan breves como uno o dos minutos – para ver cómo se encuentra.

3. Cree comportamientos ritualizados a horas específicas del día. Por ejemplo, empiece haciendo lo más importante en la mañana, ininterrumpidamente, durante 60 o 90 minutos. Haga que el horario de inicio y finalización sea inviolable, así sabrá exactamente cuánto tiempo necesita permanecer concentrado.

4. Cree "pre-compromisos" para minimizar la tentación. Nuestra capacidad de autocontrol se agota cada vez que la ejercitamos. Apague por completo su correo electrónico durante cierto tiempo y considere trabajar en una computadora portátil que no esté conectada a Internet.

5. Comparta sus compromisos. Comunique a los demás loque intenta hacer y pídales que lo responsabilicen.