Cómo convertir problemas en más oportunidades para las organizaciones

Ron Ashkena

Los gerentes tienen pocas opciones respecto a qué retos enfrentar, ya sea de la competencia, de los clientes o de la economía. Sin embargo, pueden escoger entre tratar estos retos como problemas o como oportunidades.

A continuación un ejemplo de dos gerentes que enfrentaron el mismo reto – uno lo abordó como problema a superar y el otro como posibilidad de reinvención.

Aunque en distintas industrias, las firmas de ambos gerentes dependen del gobierno federal de Estados Unidos para parte importante de su negocio. Esto significa que ambos tienen que encarar la severa reducción de gasto gubernamental que se espera que ocurra el próximo año.

El primer gerente reaccionó recortando su propio presupuesto organizacional. Siguiendo un duro enfoque analítico, su equipo proyectó sitios donde probablemente caerían los pedidos (e ingresos) y después creó escenarios para achicar su organización de acuerdo a los nuevos modelos de ingresos. Parecía una forma de proceder sensata, aunque dolorosa. Pero dadas las susceptibilidades relacionadas con la pérdida potencial de empleos, el trabajo lo estaba haciendo un equipo chico y la moral se deterioró entre el resto del grupo.

En contraste, el segundo gerente decidió usar la crisis presupuestaria como catalizador para reinventar el negocio de la compañía con el gobierno federal. En una reunión, retó a su equipo para que identificara qué se necesitaría para elevar los ingresos. Esto hizo que su equipo revaluara el enfoque de acercamiento a mercado y encontrara formas de que los socios externos se hicieran cargo del achicamiento del negocio, desplegando al mismo tiempo recursos propios en áreas de crecimiento potencial. Simultáneamente, otro equipo empezó a analizar posibles despidos y opciones de reestructuración en caso de que las ideas de crecimiento no rindieran fruto.