Cómo convertir su idea de negocios en una empresa

Ripe

La adrenalina, la creatividad y la innovación que se derrocha en la puesta en marcha de un proyecto tienen que dar paso a la cautela que requiere la consolidación de una empresa.

El emprendedor debe convertirse en un gestor que reclute al personal adecuado, lo dirija de forma correcta, cuide las ventas y vigile la parte financiera. El 80% de los nuevos negocios no cumple los dos años de vida.

Jon Uriarte, 33 años, y Ander Michelena, 28 años, se conocieron en Londres, donde eran compañeros de trabajo en un banco de inversión. En 2009 se convirtieron en socios cuando decidieron crear Ticketbis, una plataforma intermediaria de compra y venta de entradas entre particulares para eventos de cualquier tipo, que el año pasado facturó ?$5,4 millones. Desde entonces su plantilla ha crecido de cinco a cincuenta y cinco personas, un número que prevén duplicar en los próximos doce meses. Estos jóvenes han dejado de ser emprendedores. Se han convertido en empresarios, aunque les provoque risa cuando se les otorga este título. En ese tránsito han tenido que hacer un ejercicio de delegación y de consenso importante: 'Es la única manera de que la empresa sobreviva. Si quieres crecer tienes que apoyarte en el equipo y entender que no puedes hacerlo todo. Sigues siendo tu propio jefe pero no tienes poder de decisión absoluto. Hay que aprender a delegar y perder el miedo a los errores que los demás puedan cometer', explica Uriarte.

Pocas empresas logran hacer este tránsito de una manera sosegada. De hecho, el 80% de los nuevos negocios no superan los dos años de vida, siendo el tercero y el cuarto los momentos cruciales para la consolidación de la empresa. Sergio Martínez-Cava, subdirector de la Fundación de la Innovación de Bankinter, asegura que 'para superar esa barrera es fundamental prever un modelo de negocio escalable que, desde los inicios, prevea una progresión que sea válido para la expansión'.

Reinvertir los beneficios es también una de las claves para seguir creciendo. Según Aurelio Jiménez, director de planificación de la Fundación Incyde, 'los buenos empresarios no se dejan deslumbrar por el éxito. Hacen números y son muy austeros y cuidadosos cuando se embarcan en nuevos proyectos'.

Gestión humana, clave para su negocio
Llevar un negocio es difícil pero gestionar un equipo de trabajo puede ser tarea imposible. Expertos aseguran que un error en la gestión de personal puede fulminar una buena idea de negocio. Hay que mantener un equilibrio entre gastos e ingresos. Escatimar en la contratación supone una inmersión excesiva en las tareas administrativas y el abandono de las labores comerciales. Distinga la función de cada empleado, sobre todo si se incorporan amigos: analice si realmente están preparados para asumir el puesto. Diseñe un plan que ayude al progreso y vinculado a la promoción jerárquica.

La opinión

Jon Uriarte
Gerente ejecutivo y creador de Ticketbis

'Si quieres crecer tienes que apoyarte en el equipo y entender que no puedes hacerlo todo. Sigues siendo tu propio jefe, pero no tienes poder de decisión absoluto'.