Deje de hacer perder tiempo a su jefe

Es fácil quejarse de un gerente que pierde tiempo. Es mucho más difícil ver cómo podría estar desperdiciando el tiempo de ese gerente. A continuación tres formas de minimizar su impacto sobre la apretada agenda de su supervisor:

Auto delegue. Evite solicitar su intervención muy seguido. Si usted o alguno de sus subordinados directos puede cumplir la tarea sin ayuda de su jefe, hágala.

Presente soluciones, no problemas. No lleve problemas a su jefe para que los resuelva. En cambio, llévele propuestas de soluciones, y busque su retroalimentación.

Acomódose a su estilo de trabajo. Por ejemplo, si él prefiere recibir la información por escrito en vez de en persona, respete esas preferencias aun si no es su estilo.

(Adaptado del módulo en Internet de Harvard “ManageMentor: Time Management”).

TEMAS


Consejos de Harvard Business Review