DELEGUE Y DESENTIÉNDASE

LR

Confiar un proyecto a otra persona puede ser duro. Pero si no depende de los demás, siempre terminará haciendo todo usted mismo.

También se quedará corto con los que podrían aprender si se hicieran cargo de nuevas tareas. Una vez que delegue algo, no caiga en la tentación de micro-manejar el proceso. Fije resultados es- perados y simplemente suéltelo. Si le pidió a un miembro de su equipo que se hiciera cargo de una presentación importante, no pase tiempo interminable en ediciones y correcciones. Sea claro con los parámetros y aléjese para que su subordinado pueda hacerlo a su manera, no a la de usted. Esto es mucho más eficiente que hacerse cargo, y el producto final probable- mente será mejor.