Diseñe planes de carrera para sus empleados

Fernando Albán Díaz del Castillo

En estos tiempos, en que retener al personal calificado, se ha tornado en una labor cada vez más difícil, la opción de elaborar planes de carrera que le permitan al empleado visualizar lo que puede ser su futuro en la compañía, puede ser una buena herramienta.

Algunos profesionales ascienden en las organizaciones gracias a circunstancias favorables que se le van presentando, otros, por el contrario, avanzan siguiendo un sendero detalladamente planeado por ellos o por la empresa. En ese plan, el punto fundamental es el objetivo que se quiere alcanzar en el corto mediano y largo plazos y determinar en cada etapa, lo que al empleado le haría falta en preparación académica y experiencia, para alcanzar cada una de esas metas.

Parte fundamental del proceso, es tener en cuenta qué es lo que el trabajador busca y espera; cuáles son sus objetivos, qué lo motiva y cuál es el cargo que sueña alcanzar en la compañía, de modo que empresa y empleado busquen una meta común.

La empresa cuenta con herramientas para el desarrollo de su personal, que no siempre son utilizadas, como la rotación de puestos de trabajo, que le brinda la oportunidad al trabajador de conocer diferentes áreas de la compañía, para desarrollar una visión cada vez más completa del negocio, que le será de gran utilidad en la medida en que vaya ocupando cargos de mayor responsabilidad. En este proceso, es conveniente tener en cuenta las diferentes etapas de la vida de un trabajador. Generalmente, entre los 25 y 45 años, se sitúa el período en que se consolida el currículo del trabajador y es la fase ideal para fomentar la realización de programas de formación académica; de los 45 a los 65, la preparación académica y la experiencias adquiridas, se entrelazan para dar sus mejores frutos, pero para ello es imprescindible que el trabajador permanezca activo, reinventándose a sí mismo y actualizándose, especialmente en lo que a nuevas tecnologías se refiere. Después de los 65, se considera el inicio del declive y es la etapa de preparación para el retiro.

El seguimiento en el avance y cumplimiento de las metas, es fundamental en el proceso y dentro de este, debe ponerse mucha atención en el desempeño del empleado cuando por primera vez tiene un equipo de personas a cargo y afloran sus cualidades de líder. La forma como el nuevo jefe da las órdenes, se relaciona con su grupo e influye sobre él, permitirá a la empresa corregir rápidamente errores que puedan presentarse y predecir el éxito o fracaso que tendrá su gestión como directivo.

Cuando se indaga sobre las metas de los trabajadores, pueden encontrarse casos de empleados muy buenos, pero que no quieren tener personal a cargo, algunos que son felices haciendo lo que hacen y no desean cambiar y otros que están de paso, rumbo a cumplir sueños distintos, como el de ser actor, músicos o escritor, para lo cual sólo esperan una oportunidad. De ahí la importancia de tener en cuenta al empleado, siempre que se esté pensando en establecer planes de carrera, para evitar frustraciones más adelante.

No siempre las oportunidades se dan para que una persona alcance las metas que se ha propuesto, pero no por eso debe renunciar a alcanzar su sueño y poder trabajar un día haciendo aquello que le gusta y para lo que se ha preparado.

En materia laboral, los pensamientos han cambiado
Sabemos que los profesionales más jóvenes están llegando a las empresas con motivaciones muy distintas a las que tenían dos generaciones atrás; mientras que un trabajador hace 30 años buscaba estabilidad, seguridad y la posibilidad de alcanzar una buena pensión, los jóvenes quieren moverse rápidamente, aprender y pasarla bien. Piensan que, dadas las condiciones actuales, pensionarse es solo una utopía.