El emprendimiento como motor del desarrollo empresarial

Fanny Himmelstern - fhimmelstern@javeriana.edu.co

Hacer empresa, convertirse en dueño de su negocio, de su tiempo, de su horario y además no tener jefes, suena atractivo. Pero hacer empresa no es tan fácil como aparenta. El mundo está lleno de buena ideas, pero gente para convertirlas en realidad no hay tanta. Existen muchas motivaciones para desarrollar ideas novedosas, lo importante es conducirlas exitosamente y para esto se necesita ser un emprendedor.

 

Emprendedor es aquel que enfrenta aspectos difíciles y asume riesgos; en el caso empresarial se refiere a las personas que identifican oportunidades de negocio y se organizan para llevarlas a cabo con iniciativa, desarrollando su propia empresa y calculando que genere rentabilidad y sustentabilidad a la vez.
 
Colombia, estadísticamente se encuentra en un lugar destacado acerca del  número de personas que poseen o quieren tener su propio negocio, pero el tema de ser emprendedor y conocer las técnicas y  habilidades  acerca del emprendimiento es algo que hay que aprender.
 
Cuando se revisan cifras relacionadas con estudiantes de posgrado y el lugar que ocupan en el mundo empresarial después de obtener títulos académicos, el resultado en algunos campos profesionales es algo sorprendente porque son pocos los que optan por el emprendimiento. Un gran porcentaje estudia posgrados para escalar de nivel en el organigrama de la empresa donde está, porque desea obtener más responsabilidades y al mismo tiempo más reconocimiento, lo que redundará en mejores salarios, pero no son muchos los que en su entrevista para ingresar a un posgrado demuestran deseos de convertirse en emprendedores.
 
Varias universidades colombianas  enfocan sus estudios de Maestrías y Doctorados hacia una formación donde los egresados tengan las capacidades para iniciar sus propias empresas, pero, aunque cada vez son más los ejemplos de emprendimiento,  los resultados aún no son los deseados.  Una de las razones es que para abordar este tema, es necesario poseer ciertas características personales y profesionales. El primer requisito es tener una motivación por desarrollar las ideas con verdadera iniciativa para ser un empresario y obtener los resultados esperados.
 
El mundo moderno precisa de emprendedores que conduzcan sus ideas y las lleven a la práctica porque al analizar el desarrollo  social  y económico actual, el proceso del empr0endimiento ha sido el motor y la directriz eficaz para lograr el crecimiento y desarrollo que los países avanzados han conseguido. 
 
Asimismo   las investigaciones actuales han demostrado que el emprendedor  debe abordar una verdadera cultura del emprendimiento, lo que abarca un pensamiento orientado hacia la creación de riqueza, hacia el manejo del liderazgo adecuado que sepa aprovechar las oportunidades que se presentan y las ventajas competitivas que se requieren.
 
El emprendimiento, es entonces una forma de vida, es la adopción de nuevas metas, nuevos objetivos y nuevas habilidades. Este recorrido se puede obtener mediante la asesoría de expertos que ofrecen acompañamiento en todos los procesos desde la motivación, la comprensión y la toma de decisiones acertadas acerca de la construcción de empresas competitivas y de larga duración. 
 
Son varias las etapas que deben desarrollarse para acercarse al emprendimiento empresarial: 
 
1. Motivación de emprendedor
 
2. Estructuración de las ideas que se tienen del negocio
 
3. Evaluación de la factibilidad de las ideas del negocio
 
4. Diseño  y evaluación del Plan de Negocio
 
5. Puesta en marcha
 
6. Seguimiento
 
Ejemplos de emprendimiento han servido como modelos para encontrar aspectos que pueden ser valiosos en casos similares. Lo esencial es revisar los nichos adecuados, apostarle a los planes que pueden ser más exitosos, como la sofisticación tecnológica en cuanto a calidad y capacidad que se implemente y finalmente contar con el talento humano adecuado que sea el que genere el conocimiento para estar a la vanguardia en el desarrollo de estrategias y tecnologías adecuadas.