El sorprendente secreto para venderse uno mismo

Heidi Grant Halvorson

No hay escasez de consejos sobre cómo dar una buena impresión, una lo bastante buena como para aterrizar un trabajo nuevo o traer esa lucrativa ventaja de ventas: hable con confianza, mire a los ojos y no sea modesto.

Después de todo, el historial de éxitos es el factor más importante al determinar si una persona es contratada o no.

Un número de estudios realizados por Zakary Tormala y Jayson Jia, de Stanford, junto como Michael Norton, de la Escuela de Negocios de Harvard, dejan muy claro este punto.

En uno, observaron las evaluaciones de candidatos a empleos. Compararon las percepciones del evaluador sobre alguien con dos años de experiencia relevante que obtuvo alta puntuación en un examen de logro de liderazgo con alguien sin experiencia relevante que obtuvo una alta calificación en un examen de potencial de liderazgo (ambos candidatos con un historial igualmente impresionante). Los evaluadores pensaron que el candidato con potencial de liderazgo iba a ser más exitoso en la empresa que el candidato con un historial comprobado de habilidad de liderazgo.

Los candidatos con alto potencial nos hacen pensar más que los candidatos comprobados. Siempre que la información disponible sobre el candidato con alto potencial sea favorable, este procesamiento extra puede llevar, inconscientemente, a una visión más positiva del candidato.

Comience por enfocar su presentación en su futuro, como individuo o como empresa, más que en su pasado aún si ese pasado es muy impresionante, así que aprenda a usar el poder del potencial para su beneficio.