Elija el enfoque de liderazgo correcto

Cuando dirija a un grupo de personas, adapte su estilo de liderazgo a las necesidades de cada una. En general, hay cuatro tipos de enfoques: dirigir, asesorar, apoyar y delegar. Dependiendo del nivel de competencia y compromiso de sus empleados, elija cuál funcionará mejor.

Cuando su subordinado directo esté aprendiendo nuevas habilidades, sea directivo. Defina claramente las tareas y compruebe el progreso para asegurarse que no esté fallando. Utilice asesoría periódica cuando su empleado esté aprendiendo nuevas habilidades pero necesite libertad para cometer errores y aprender de ellos.

Sirva de apoyo, alentando a los empleados altamente competentes pero que carecen de confianza. Con los empleados experimentados y altamente motivados, delegue tareas. En todos los casos, su responsabilidad es encontrar el equilibrio entre sostenerles la mano y darles poder.

(Adaptado del módulo en Internet de Harvard “ManageMentor: Leading and Motivating”).

TEMAS


Consejos de Harvard Business Review