Evaluar por competencias, una alternativa clave

Adriana Ruiz Herrera - aruiz@larepublica.com.co

Para tener un buen ritmo productivo es necesario contar con ciertos criterios establecidos por cada empresa, según su cultura corporativa, que definan la evaluación de desempeño de los empleados.

Leonardo Marín, Coach y consultor empresarial, asegura que las competencias que se requieren para el óptimo desempeño de un cargo deben estar alineadas con las fortalezas de cada persona basadas en sus talentos dominantes.

Según expertos corporativos en el desempeño laboral, las compañías buscan la calidad de sus procesos y por ende personal eficiente. Por eso, muchos directivos dedican grandes espacios para fomentar autoevaluaciones y evaluaciones de desempeño. Donde lo más importante son los resultados, el alcance y la metas personales de cada colaborador.

Desempeño laboral

Según Marín, se debe diferenciar entre competencias y acciones ejecutivas, y entre talentos y habilidades cuando se pretende medir los resultados. Por esta razón, el consultor expone que los indicadores que sirven para medir son, en su mayoría, habilidades como la creatividad, el trabajo en equipo, la orientación a resultados, entre otros.

Además el índice de competencia se da por la autonomía, la responsabilidad, honestidad y el compromiso, la identidad con la compañía, entre otras características que ayudan a definir el liderazgo, la toma de decisión y el trabajo en equipo, actitudes fundamentales en el aspecto laboral.

'Las competencias son instrumentos de evaluación, que definen ciertos criterios para cada indidador de gestión, entendiende que las competencias varían de cargo a cargo. A su vez, establece los resultados que se esperan de cada una de esas competencias laborales, así como los criterios de desempeño y lo más importante del ejercicio del liderazgo, a través de la alineación de las competencias con talentos y habilidades' comentó Marín.

No se trata de apuntar solamente a la productividad y los buenos resultados, también se deben incluir, la creatividad, el crecimiento personal y las iniciativas propias, para que sumadas contribuyan al objetivo más importante, que es la motivación y eficiencia de cada empleado, sgún los expertos consultados.

Edwing Muñoz, jefe de educación continúa de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), expresó que la obtención de resultados no siempre puede ser la medida o el modelo para evaluar el desempeño de un empleado. Es necesario contar con unos criterios establecidos por cada empresa. Según la cultura corporativa, se define la evaluación de desempeño.

A su vez, existen varios cuestionarios de conclusión estándar que ayudan en este propósito, con diagramas de procesos que se enmarcan en entrevistas previas, pruebas orales, escritas, etc. que evalúan el proceso de un empleado, lo que facilitará los procesos de la organización, para que fluyan de la mejor manera.

Competencias laborales para ser más eficientes

Se consideran tres términos esenciales en toda empresa, para mejorar la productividad, desde el desempeño de los empleados. Por ejemplo, la eficacia como realización del trabajo encomendado según los fines pre-establecidos. La eficiencia se convierte en el logro del objetivo a razón de tiempos, medios y recursos empleados. Y con efectividad en la generación de impacto positivo o negativo como resultado del trabajo realizado. A su vez, son los resultados obtenidos los que dejan ver si el empleado sabe y entiende de las competencias laborales, lo que será primordial para que la organización sea más eficiente.