Evitar despidos masivos en su compañía puede servir como estrategia de negocios

Ron Ashkena

Fundamentalmente, una empresa exitosa gana más dinero de lo que gasta. Aunque los gerentes pueden jalar cualquier número de palancas para lograr esta tarea, la que usan más frecuentemente dice: “¡Reducir costos!” Y la forma más común en que lo hacen es eliminando puestos de trabajo.

Nada de esto pretende sugerir que las firmas nunca deban despedir gente. Las fuerzas del mercado pueden cambiar rápidamente o las apuestas estratégicas pudieran no generar resultados.

Al mismo tiempo, algunos empleados pudieran no estar a la altura estándar, y las compañías necesitan poder darlos de baja.

Sin embargo, dados los costos involucrados es hora de ver a los despidos como último recurso y no como estrategia primaria. Como gerente, a continuación algunas acciones que puede tomar para reducir la probabilidad de los despidos:

Vigile la complejidad estructural
Al igual que cualquier organismo vivo, las organizaciones tienden a crecer, incorporando capas, posiciones y ubicaciones innecesarias.

Como resultado, a menudo terminan teniendo personal para cuarteles generales, personal para divisiones y personal local y todos crean trabajo que justifica su existencia. Conservar la simplicidad estructural es una forma de evitar despidos.

Descontinúe gradualmente productos y servicios
Sin leyes sobre el ocaso de productos y servicios anticuados, las organizaciones también permiten que crezca la infraestructura que eventualmente tendrá que desarmarse en este tipo de casos.

Equilibrio entre ingresos actuales y oportunidades del mañana
Los gerentes siempre tienen la opción entre invertir en las operaciones actuales e innovar para el futuro.

Cuando el equilibrio está demasiado inclinado hacia los ingresos de corto plazo, es fácil aumentar los diversos costos que proveen resultados ahora, pero que no pueden sostenerse a largo plazo.

En el ambiente empresarial actual, los despidos se han convertido en un hecho aceptado de la vida.

Sin embargo, podríamos estar mejor si pasáramos más tiempo evitando despidos en lugar de manejándolos.

Los costos de la salida de personal
Las firmas no comprenden a menudo es que los despidos conllevan un número de costos ocultos. Estos pueden ser tan grandes que reducen o, incluso, superan los beneficios de eliminar puestos de trabajo. Por ejemplo, dependiendo de los empleados, las compañías tal vez necesiten darles indemnizaciones, beneficios prolongados o asesoría de colocación.Los despidos reducen el conocimiento institucional, desorganizan las relaciones laborales e incrementan la carga en el personal que queda. Estos factores por sí solos pueden reducir la productividad durante semanas o meses, e impactar la calidad del producto, servicio al cliente e imagen de la compañía.