Haga que su jefe acepte

Si tiene una gran idea que es probable que su jefe su acepte, no pida permiso. Al menos no al principio. En cambio, haga lo siguiente:

Tome unos pasos iniciales. Actúe rápido con los medios que tiene a mano antes de pedir aprobación. Estos pasos deben ser fáciles de ejecutar y deben ayudarlo a reunir información sobre la viabilidad de la idea.

Entere a su jefe. Adelántele que está explorando una nueva oportunidad fuera de su horario. Y luego, juzgue su reacción.

Pida cosas chicas. Cuando necesite recursos para accionar su idea, pida a su gerente cosas chicas que (por lo menos al principio) estén dentro de su ámbito de pérdidas aceptables. Con supervisores aversos al riesgo, necesita evidencia sólida de que la idea funcionará antes de poner todas sus cartas sobre la mesa.

(Adaptado de “How to Get Your Boss to Say Yes”, de Leonard A. Schlesinger, Charles F. Kiefer y Paul B. Brown).

TEMAS


Consejos de Harvard Business Review