Hay que salir del confort para enfrentar los Tratados de Libre Comercio

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

Los Tratados de Libre Comercio (TLC) que Colombia tiene suscritos, un total de 14 con diversos países, no sólo traen consigo retos para la gran industria.

La llamada pyme (pequeña y mediana empresa) tiene al frente una oportunidad o una amenaza, cuya circunstancia dependerá de cómo cada empresario mire y aborde los tratados comerciales.

'El gran problema de las pymes colombianas es que sus dueños o directivos están satisfechos con lo que tienen. No desean crecer porque esto puede significar perder el control del negocio, de manera que, prácticamente, se encuentran en estado vegetativo, creciendo por inercia' afirma el experto y consultor de la firma Azul Innovación, Rodrigo Ferro, para quien es claro que los industriales pymes deben salir de sus `zonas cómodas` para entender cómo operan y cómo deben entrar a la apertura de mercados.

En Colombia, según datos de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), existen 2.528.017 matrículas activas, al 31 de mayo de 2012 entre personas naturales y jurídicas, de los cuales 99,7% están en el rango de micro, pequeñas y medianas empresas. Sólo 0,29%, que son un poco más de 7.200 firmas, están clasificadas como grandes.

Según Ferro uno de los mayores problemas de las pymes es que tienen una planeación estratégica deficiente, poseen marcas mayoritariamente irrelevantes y su crecimiento , a pesar del entorno macro favorable, apenas logra superar la inflación.

'En momento en que el TLC con Estados Unidos es una realidad y se negocian tratados con Europa y países del Pacífico, estas pequeñas empresas deberían empezar a revisar su proyección' dijo.

'Si bien no es una obligación crecer, es un hecho que una opción es tomar la decisión de mantenerse con un tamaño y unos ingresos determinados y otra, muy distinta, es dejar de hacerlo por miedo o por la ya conocida `zona de confort`, a la que puede ingresar un empresario', agregó.

En este esquema, el experto resaltó que el empresario debe definir si lo que tiene es un negocio o una empresa. Y las diferencias son bien marcadas.

Ferro indica que mientras un negocio puede abrirse y cerrarse de manera fácil y rápida, una empresa no lo puede hacer porque su estructura productiva es más formal.

Un negocio -señala- depende de un plan de negocios, mientras que una empresa obedece a múltiples planes que se hacen para enfrentar ciclos de mercado y demás factores externos que se puedan presentar a lo largo de su historia.

Y una bien relevante: una empresa busca perdurar por generaciones, mientras que en un negocio sólo importa ganar dinero sin mirar la permanencia.

'El problema real es que con los TLC van a llegar nuevas compañías del exterior. Posiblemente los nuevos van a entrar con marcas que, si bien tendrán que posicionar durante un tiempo, son reconocidas como tales y tratadas con la importancia que merecen', concluye Ferro.

La marca
En este sentido el consultor en temas de comunicación corporativa, Santiago Ocampo, indicó que lo más importante es que el empresario pyme debe prepararse porque llegarán compañías con años de experiencia en trabajo de marca, imagen y posicionamiento.

A esto agregó que los clientes en el exterior son más exigentes en calidad de producto que los locales lo que hace que las firmas foráneas que ingresen tengan estándares altos en atención al cliente.

'Algo determinante está en el nuevo estatuto del consumidor que en Colombia apenas se está introduciendo. Mucho de lo que hay allí consignado, las firmas foráneas lo tienen totalmente claro' explicó.

Un ejemplo es que cualquier persona en Estados Unidos puede devolver el producto que adquirió cuando no está satisfecho. El vendedor no le pregunta a ese consumidor absolutamente nada y sólo le devuelve el dinero. Aquí no estamos en ese ritmo y por el contrario se arma todo un proceso complejo. 'Eso con el TLC va a cambiar radicalmente porque el consumidor tiene la palabra', explicó el experto.

Ocampo señaló que entre las principales debilidades que tienen las pymes para enfrentar los tratados comerciales están los temas tecnológicos en asuntos de facturación y logística; el posicionamiento de producto, marca e imagen corporativa; y uno más que resalta y es que algunas pymes suelen ofrecer lo que no hacen.

'Deben tener claro que sólo pueden vender lo que realmente hacen porque se entra en una tónica en la cual el consumidor no esta dispuesto a dejarse engañar', dijo.

Ha disminuido la tasa de actividad empresarial
Si bien la actividad empresarial en Colombia ha bajado, según datos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) al 2010 (último disponible), la tasa de nuevos empresarios muestra aumento. El estudio, un colectivo sin ánimo de lucro que monitorea la actividad empresarial, indica una disminución de 1,76% en la Tasa de Nueva Actividad Empresarial (TEA) frente a 2009. También hay una baja en emprendedores nacientes de 15% a 8,6%; sin embargo, la tasa de nuevos empresarios muestra un aumento de 4%.

Las opiniones

Rodrigo Ferro
Experto de Azul Innovación

'En momentos en que el TLC con Estados Unidos es una realidad y se negocian tratados las pymes deberían empezar a revisar su proyección'

Santiago Ocampo
Consultor en comunicación corporativa

'El empresario pyme debe prepararse porque van a llegar empresas con años de experiencia en posicionamiento, trabajo de marca e imagen'

TEMAS


Colombia - Estados unidos - TLC