Innovar, ¿para qué?

Fanny Himmelstern - fhimmelstern@javeriana.edu.co

El término innovación se ha convertido en una palabra imprescindible en el mundo empresarial actual y hay varias razones para darle la importancia que tiene su significado y su implementación dentro de las herramientas gerenciales.

Si acudimos al diccionario encontramos una de tantas definiciones acerca de innovar que nos aclaran 'mudar o alterar algo introduciendo novedades' y cuando revisamos lo que dicen los expertos en el tema de marketing, como el reconocido Philip Kotler, quien nos dice que el camino a seguir en toda empresa que tenga una posición de líder de mercado, es realizar una continua innovación en sus productos o servicios, se comprueba su importancia.

Surge entonces la primera pregunta y es: si la empresa tiene una posición destacada en el mercado, ¿para qué introducir novedades?

La primera razón es que al innovar se continúa protegiendo la buena posición que se tiene como empresa en el mercado y se logra enfrentar asertivamente a los competidores. El tema de competitividad obliga a que las empresas piensen en mejoras continuas.

Innovar también se relaciona con creatividad en el sentido que tanto las organizaciones como los países tiene que aplicar estándares de innovación y creatividad para estar siempre a la vanguardia y contribuir tanto en su crecimiento económico como en su desarrollo.

El futuro de la administración
Gary Hamel, autor reconocido a nivel mundial, en su libro El futuro de la administración afirma que lo que genera éxito en las empresas a largo plazo no es la excelencia operativa, ni los nuevos modelos de negocio sino la gestión innovadora que él describe como :

-Aquella que busca nuevas formas de movilizar el talento
-La que sabe cómo asignar los recursos
-La que conoce cómo construir las estrategias

La administración de hoy y la del futuro reside entonces en que las organizaciones sepan cómo convertirse en innovadoras constantes de su gestión, para lo cual se hace necesario enfrentar ' los desafíos determinantes del éxito o el fracaso en una era de cambios vertiginosos' lo que implica no mirar hacia los principios administrativos que se implementaron en el pasado, sino preparase continuamente en gestionar ventajas competitivas y en la adaptación a los cambios organizacionales.

La gestión de la innovación no se puede reducir al campo tecnológico únicamente, aunque éste sigue siendo un factor indispensable, es necesario incorporar innovaciones en temas tecnológicos, económicos, de mercadeo, de calidad, de capacitación, mejoras en el desempeño del capital humano y otras.

Estos factores administrativos ajustados a la temática de la innovación se traducirán automáticamente en eficiencia en la gestión organizacional , en un mejor desempeño general que maximiza las utilidades y aumenta rendimientos en términos tanto de eficiencia como de eficacia empresarial.

Casos éxitosos
Ya existen en la actualidad numerosos casos que demuestran los buenos resultados que se obtienen al incorporar innovaciones en diversos tipos de empresas.

El caso de las aerolíneas que ofrecen tiquetes de bajo costo en donde el cliente escoge un precio más barato a cambio de no obtener ciertos servicios a bordo, ha redundado en un gran incremento en la demanda y en una gestión que ha sido imitada por varias líneas aéreas a nivel mundial.

El caso de Groupon. com, organización fundada en 2008 en Chicago (EE.UU), también se ha venido reproduciendo a nivel mundial y ha consistido en ofrecer grandes descuentos en la compra de múltiples productos y servicios.

Su propuesta de negocio consiste en ser un canal de compra `on line` que ofrece precios muy reducidos convirtiéndose en el eslabón entre proveedores y clientes. Esto lo ha logrado atrayendo un gran número de usuarios, que ha ido incrementado clientes y publicidad, lo que ha permitido la reducción en los costos y la atracción hacia nuevos productos y servicios.

Introducir innovaciones en las organizaciones se ha convertido en un imperativo para permanecer en los negocios, para hacerlos crecer y en definitiva para desarrollar gestiones que se ajustan a las demandas de las organizaciones modernas.