La importancia de hacer contacto con las firmas que buscan ejecutivos

Bill Barnett

Para cuando tienen 45 o 50 años, la mayoría de los ejecutivos se beneficiará si tiene relaciones positivas con dos o tres consultores de búsquedas de calidad, comúnmente conocidos como cazadores de talentos.

Los ejecutivos no siempre deberían estar buscando trabajo nuevo, por supuesto. Pero la mayoría debería estar en contacto con el mercado para gente como ellos. Y a nivel sénior, los consultores de búsquedas son los que mejor acceso tienen a ese mercado. El consultor adecuado puede ser más que una fuente de oportunidades laborales. También puede proveer asesoría objetiva e informada que podría ser difícil de encontrar en otra parte.

Antes de que invierta mucho tiempo y esfuerzo en una relación de búsqueda, es crucial formar el historial de éxito profesional requerido para estar en el radar de un caza talentos de primera. Una vez que haya establecido ese currículo o que esté casi por tenerlo, tome estos cuatro pasos:

1. Desarrolle relaciones de búsqueda antes de necesitarlas. El momento de contestar llamadas telefónicas y conocer consultores de búsqueda es cuando usted no está en juego.

2. Sea selectivo. Busque un consultor de su campo. Los consultores boutique sirven industrias, funciones o regiones particulares. Las firmas grandes sirven a una amplia clientela, pero dentro de estas firmas los consultores individuales a menudo se enfocan en industrias específicas. Después, busque un consultor orientado a las relaciones. Asegúrese que el consultor esté dispuesto a hablar con usted a profundidad. Si lo único que hace es intentar llenar la base de datos, cuídese de invertir tiempo en la relación.

3. Si le interesa un trabajo, ayude a que el consultor lo ayude dándole un currículo sólido que apoye una propuesta de valor personal irresistible. Sea franco con sus fortalezas y debilidades.

4. Si no le interesa un trabajo, agregue valor. Provea retroalimentación sobre el cargo – tal vez los motivos por los que no está interesado y cómo podría hacerse más atractivo el trabajo. Sugiera gente a quien el consultor pueda llamar, pero sólo seleccione a los que crea que son altamente calificados.