La pasión y el talento como motor de desempeño

Teresa Amabile

Vivimos en un mundo enloquecido por el talento. Desde Hollywood y las firmas de búsqueda de ejecutivos hasta los departamentos de recursos humanos, todos buscan esa combinación especial de habilidad natural y actitud que puede hacer que estalle el desempeño.

Un ingrediente crucial de esta mezcla es la pasión – o lo que los psicólogos llaman motivación intrínseca. Sin ésta, ninguna magnitud de talento generará gran desempeño. Durante 35 años hemos estado explorando la forma en que la motivación afecta la creatividad. En estudios con grupos tan diversos como niños, artistas profesionales y trabajadores del conocimiento, hemos encontrado que la gente es más creativa cuando tiene una fuerte motivación intrínseca – impulsada por el interés, la satisfacción y un sentido de reto personal con su trabajo.

Como gerente, puede apalancar esta relación entre la pasión y la creatividad. Conozca lo más exhaustivamente posible a candidatos potenciales para puestos importantes, mucho antes de que tenga un espacio disponible para ellos. Cuando hable con ellos, pregúnteles por qué hacen lo que hacen, y cuál es su trabajo de ensueño. Busque una chispa en su mirada cuando hablen de su trabajo, y esté atento a un profundo deseo por hacer algo que no se haya hecho antes.

Lo más importante que puede hacer para alimentar la motivación intrínseca es apoyar el progreso de la gente en el trabajo que tanto los apasiona.

Busque la emoción por lo que hace en su interior
Si no lo apasiona su propio trabajo, terminará decepcionándose y a los que cuentan con usted. Y es improbable que desarrolle sus mejores talentos. La energía de la pasión lleva a increíbles transformaciones. El torpe principiante se convierte en el ensalzado experto. El atrapado y deprimido se convierte en el liberado y empoderado. Pregúntese: ¿la pasión por mi trabajo me libera y empodera? ¿Y la gente que me rodea?