La tecnología y el paso del tiempo

Andrés Julin Gómez Montes

En los últimos años la tecnología avanza a pasos agigantados. Por poner un ejemplo, un teléfono celular de última tecnología puede pasar en menos de un año de ser la mejor opción del mercado, a ser algo del pasado.

Y esto se presenta en general con casi todas las tecnologías, incluyendo el software para computadores.

Para poner otro ejemplo, miremos la popular red social Facebook. Esta red que tiene 8 años de existencia, se ha tenido que redefinir una y otra vez, innovando e incluyendo nuevos componentes, así como cambios a los actuales. Una de sus últimas inclusiones es lo que se ha denominado la línea del tiempo, donde los usuarios y empresas pueden anotar los eventos más importantes de su historia. La gente detrás de Facebook tiene esto claro y saben que si no innovan los usuarios se aburrirán de la misma y migrarán a una herramienta que responda a sus necesidades actuales.

En el mundo del software para computadores algo similar sucede, pero el reto en ocasiones es más grande y difícil de abordar. Para empezar, miremos a los populares antivirus. Este es un mercado altamente dinámico, en parte por que todos los días aparecen nuevos virus, especialmente en el entorno Windows. Con esta premisa, usted puede tener la última versión del programa de antivirus, pero si el motor de definición no está actualizado recientemente (al menos hace 7 días), se podría decir que el programa es obsoleto. Sin embargo esto es fácil de solucionar con una descarga que usualmente es realizada automáticamente por el mismo programa antivirus.

Continuando con el caso del programa antivirus, los principales jugadores del mercado lanzan al menos una versión nueva de software cada año. Igualmente las suscripciones las venden de forma anual, así que usualmente es fácil migrar a la última versión. Esto sin embargo no es tan fácil con otros programas tradicionales como los sistemas operativos (Windows, Mac OS) y programas de ofimática (Office). Esta es una de las razones por las cuáles muchas empresas y personas migran a la llamada nube, donde el software que se ofrece es usualmente la última versión.

Miremos el caso de Windows, pues tiene un elemento muy interesante. Windows XP fue lanzado al mercado hace más de 10 años y se podría pensar que esto es mucho tiempo para la vida útil de un programa. Sin embargo todavía es usado por millones de usuarios en todo el mundo, que consideran esta versión altamente estable y fácil de usar. De hecho, uno de los grandes retos que ha tenido Microsoft en los últimos años ha sido mostrarle a estos usuarios la necesidad de migrar a versiones más recientes de este sistema operativo. Esta tarea no es fácil y aunque han realizado acciones para desmotivar su uso, como solo ofrecer soporte hasta el próximo año, la base de usuarios de este sistema operativo es muy grande como para ser ignorada.

Aunque muchos programas que están en el mercado funcionan sin problema con Windows XP, cada vez aparecerán más programas que serán incompatibles con esta versión de Windows. Esto será aún más visible con el lanzamiento del nuevo Windows (llamado 8), pues en este cambiarán muchos de los elementos a los cuáles nos hemos acostumbrado.

Frente a esta situación, la pregunta es si Windows XP es obsoleto. Por número de usuario y acogida, la respuesta es no; por tiempo sí y por soporte también. Con la finalización del soporte muchas empresas y usuarios migrarán a versiones más recientes.

El problema de esto es que hacer esta migración puede ser muy costosa. Esto se da porque migrar de la versión actual a la nueva de Windows (de 7 a 8) será relativamente sencilla, pero de XP a versiones 7 u 8 puede ser costosa.

Con lo anterior quería ilustrar que migrar a un software nuevo muchas veces es una decisión estratégica, pero también lo es de costos y oportunidad en el mercado. Definir a un software como obsoleto es relativo, pero más allá de los costos a corto plazo, puede ser buena idea migrar y en lo posible mantenerse en la vanguardia. Esto no siempre será posible, pero dadas las condiciones correctas, esta será una sabia decisión.

TEMAS


Tecnología