Los cinco mandamientos de un buen vocero

123RF

Fernando Albán Díaz del Castillo

Muy a menudo nos encontramos en los medios de comunicación con afirmaciones desprevenidas, hechas por personajes públicos, que desencadenan verdaderas tormentas mediáticas, de consecuencias inestimables y que son aprovechadas por twiteros y seguidores de otras redes sociales, para hacer toda clase de comentarios, que sepultan en segundos, la buena imagen del desdichado vocero.

Una vez lanzado el dardo, de poco o nada sirve ofrecer disculpas o decir, como tantos, que fue tomado fuera de contexto; Angelino Garzón, vicepresidente de la República, quedará por siempre ligado a la palabra 'zarrapastroso', así como al senador Juan Manuel Corzo, difícilmente conseguirá desligarse del asunto de la gasolina para sus carros. Por su parte, el diputado Rodrigo Mesa Cadavid, siempre será tenido como persona no grata en el Chocó, después de afirmar que invertir en ese departamento era como 'echarle perfume a un bollo'.

Uno se pregunta cómo políticos tan hábiles y en muchos casos gerentes y profesionales de renombre, pueden llegar a tener semejantes salidas en falso. Las respuestas podrían ser varias: el vocero estaba ofuscado y no pensó lo que decía, no se preparó adecuadamente para enfrentar a los medios de comunicación, no se dejó asesorar, o no consultó con expertos las consecuencias de los que pensaba decir. Aquí algunas recomendaciones para que nunca tenga que vivir esa desagradable experiencia:

No haga comparaciones negativas

Si bien es cierto que las comparaciones ayudan a la comprensión del mensaje, si la que se hace tienen algún rasgo negativo, dé por sentado que en alguna parte del mundo aparecerá un doliente que se molestará, exija disculpas y algún tipo de compensación por lo dicho. Si la figura que quiere utilizar ilustra de maravilla lo que quiere decir, consulte con su equipo quien podría molestarse con esa afirmación.

Micrófonos al asecho

Los periodistas permanentemente están buscando declaraciones que puedan ser noticia y una muy buena puede ser que el vocero dudó o no pudo responder a una delicada pregunta. Si aún no está suficientemente preparado para enfrentar a los medios o no dispone en ese momento de toda la información necesaria para responder adecuadamente a una entrevista, evite acercarse a las cámaras y micrófonos, pero si los comunicadores lo requieren, ofrézcase a atenderlos dentro de un lapso prudente de tiempo.

Nunca mienta

Cualquier cosa que usted diga, podrá ser comprobada fácilmente; por lo tanto, si lo que usted afirma no es cierto, en breve, su mentira será noticia y será muy difícil recuperar la credibilidad perdida. Lo ideal es que el vocero, junto con su equipo, previamente haya estudiado todas las posibles preguntas que los periodistas le podrían hacer, tenga preparadas todas las posibles respuestas y sepa cómo va a evadir aquellas que no considera prudente contestar.

No subestime a los medios

Atienda de igual manera a todos los medios, sean estos grandes o pequeños y evite tener favoritos o dar información en forma exclusiva a uno solo de ellos, especialmente si lo que va a informar puede ser considerado como un 'chiva'. Un tratamiento poco equitativo de la información, podría generarle inconvenientes más adelante, sobre todo cuando requiera divulgar algo masivamente.

Cuándo hacer un reclamo

Tenga en cuenta que una es la información que usted da y lo que espera ver al otro día publicado en los medios y otra cosa lo que entendió el periodista y lo que salió editado en las noticias. Dirigirse al director de un medio para hacerle un reclamo por la redacción, lo que no se incluyó, el tratamiento o el titular, puede ser contraproducente. Es importante hacer el reclamo únicamente cuando lo que se dice falta a la verdad o presenta imprecisiones importantes que distorsionan el mensaje.

En momentos de crisis se conocen verdaderos líderes

Un buen vocero puede ser la diferencia entre una crisis que se intensifica y otra que se conjura. Estar preparado con la información necesaria, haber ensayado, repetir con insistencia frases clave que puedan convertirse en titulares, no mentir ni hacer comparaciones odiosas, son 5 de los elementos que un vocero siempre debe tener en cuenta para una buena gestión.