Los trabajadores también necesitan del salario emocional

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

Los empresarios que están pensando que sólo el salario monetario motiva a los trabajadores, podrían estar muy equivocados.

Al sueldo, que sin duda es un factor motivador de primer orden, se suman otras condiciones que de no estar presentes en las organizaciones, podrían afectar el rendimiento y la competitividad de las empresas.

Estas condiciones están condensadas en el llamado salario emocional, como lo denomina el profesor y líder del grupo de investigación en temas de la gestión del recurso humano, de la Universidad Nacional sede Manizales, Gregorio Calderón.

'Tiene que ver con otras variables que hacen que la gente se sienta muy bien en las organizaciones más allá de lo que ganan', indicó.

Calderón resumió los valores del salario emocional en el respeto mutuo, el buen trato de los jefes hacia los empleados, la participación, la posibilidad de hacer lo que le gusta, la capacitación y un punto que resalta, es el buen ambiente laboral que lo relaciona, fundamentalmente, con el trabajo en gestión humana. Esto no se basa en el pago.

La libertad y el empoderamiento al momento de tomar decisiones también serán valorados por el empleado y se verán reflejados en un mejor desempeño.

'Los incrementos salariales son un factor de motivación, pero no es lo único. Sí es muy importante porque uno trabaja para que le paguen, pero si la organización sólo se basa en eso podría volverse paisaje porque, sencillamente, se convierte en parte del ingreso y siempre se va a querer ganar más. Se vuelve en algo normal. Esto es un factor de la empresa, pero no necesariamente es emotivo. Por ello hay que lograr un equilibrio entre estos dos factores', sostuvo. El investigador basa su argumento en que si al empleado lo tratan bien, lo respetan, lo tienen en cuenta, pero le pagan mal, no va a estar motivado. Y si por el contrario, su pago es muy bueno pero no hay respeto y sus jefes lo tratan mal, lo más probable es que no encuentre los factores emocionales para, por ejemplo, rendir en el trabajo o tener compromiso con su empresa.

Calderón indica que en Colombia las empresas suelen trabajar mucho en el salario monetario. Pero reconoció que ya muchas firmas, de acuerdo a los estudios que su grupo de trabajo ha realizado, están comprendiendo que el salario emocional también es importante. 'Pero falta trabajar más', sostuvo.

La `palmadita` es necesaria
La docente del área de talento humano de la Universidad de la Amazonía, Martha Susana Hernández, agrega que no sólo hay que tener equilibrio entre los salarios, respeto y buen trato, sino además, hacer reconocimientos a los empleados. Esto es lo que ella denomina darle la `palmadita` en la espalda.

'Obviamente la gente trabaja por plata porque necesita satisfacer sus necesidades básicas, pero esa palmadita que constituye el salario emocional es reconfortante y eso no está en el pago'.

'Ahora, es totalmente claro que un empresario contrata a sus empleados para que hagan bien su trabajo, pero somos seres humanos, esa es una condición innegable del hombre, y no se puede excluir que para un empleado es muy satisfactorio que lo feliciten si hizo su trabajo muy bien, si es eficiente, si es creativo o innovador', subrayó.

Hernández agrega que para el factor emocional de los empleados es aún mucho más importante si ese reconocimiento se hace ante los compañeros y con copia a la hoja de vida.

'Es una especie de reconocimiento social, incluso es bueno tanto para quien lo recibe como para los demás porque, seguramente, los otros querrán también ser reconocidos. Se puede convertir en un reto y eso genera una competencia sana entre los mismos empleados', indicó.

Las claves para motivar a empleados
Los académicos consultados por LR, el investigador de la Universidad Nacional sede Manizales, Gregorio Calderón, y la docente de la Universidad de la Amazonía, Martha Susana Hernández, destacan cinco factores que se deben tener en cuenta en el salario emocional: 1. Respeto: de los jefes a los empleados y viceversa y entre los compañeros de labores. 2. Buen trato: hace parte del clima laboral y está atado al tema de la gestión del talento humano. 3. Reconocimiento: siempre es bueno reconocer una buena gestión de los trabajadores, así se hayan contratado para que hagan bien su trabajo. 4. Participación: hacerlos participes de las decisiones y dejarlos que innoven. 5. Capacitación: el conocimiento siempre da valor agregado.

Las opiniones

Martha Susana Hernández
Docente Universidad de la Amazonía

'Obviamente la gente trabaja por plata porque la necesita, pero esa palmadita que constituye el salario emocional es reconfortante y eso no está en el pago.'

Gregorio Calderón
Investigador Universidad Nacional sede Manizales

'Los incrementos salariales son un factor de motivación, pero no es lo único. Por ello hay que lograr un equilibrio entre el salario monetario y el emocional'.