Minimice el impacto emocional de despedir a alguien

Una de las cosas más difíciles de hacer como gerente es despedir a un empleado. A continuación, tres consejos para manejar esta dolorosa situación:

TRAIGA RESPUESTAS: Cuando se despide a alguien, es probable que tenga muchas preguntas e inquietudes. Venga preparado para abordar estas preguntas lógicas, como cuándo es su último día de trabajo, cómo se notificará a sus compañeros, etc.ESCUCHE, NO REACCIONE. Perder el trabajo puede ser traumático. No caiga en la trampa de responder a las emociones de su empleado. Escuche con respeto. Ofrezca volver a hablar cuando las emociones no estén tan vivas.HABLE CON SU EQUIPO. Despedir a un empleado impacta a todos los del equipo. No sólo cambia la asignación de tareas, sino que la gente también podría cuestionar su propia seguridad laboral. Comparta toda la información que pueda para tranquilizar a la gente que queda.(Adaptado de ‘’Firing Someone the Right Way’’, de Ron Ashkenas).