Colombia tendrá primer estudio sobre jóvenes que aportará a construcción de políticas públicas

Mañana se presentará en Bogotá la primera investigación sobre población entre los 14 y 28 años del país.

Valerie Cifuentes

 

Colombia hace parte de una serie de investigaciones globales del British Council que se centra en las actitudes y aspiraciones de los jóvenes, así como en las políticas y condiciones que los respaldan para convertirse en ciudadanos activos. Los proyectos de investigación examinan los puntos de vista de este segmento de la población sobre educación, empleo y estilo de vida, también revelan sus esperanzas y temores sobre su país, además de los valores y creencias que afectan sus vidas.

Next Generation Colombia encuestó a 2.582 jóvenes, entre los cuales el 51% es hombre y el 49% es mujer. El estudio pretende conocer las expectativas y los sueños que los adolescentes tienen, así como los obstáculos que enfrentan para conseguirlos. A través de este, se busca suministrar elementos para construcción de política pública.

La revisión cuidadosa de literatura y base de datos existentes, el componente cualitativo basado en grupos focales, y el cuantitativo que hace referencia a una encuesta nacional con representitividad en zonas urbanas y rurales, son las tres fuentes de información con las que cuenta la investigación realizada por el British Council en alianza con la Universidad del Rosario y la Universidad de los Andes.

La encuesta se desarrolló en 33 municipios del país, en cinco regiones. Allí se desarrollaron 29 grupos focales en Bogotá, Medellín, Turbo y Necoclí. El cuestionario se basó en asuntos como educación, trabajo, aspiraciones, experiencia con el conflicto y violencia, resiliencia, síntomas sobre salud mental, entre otros.

Algunos de los hallazgos que arrojó el estudio Next Generation – Colombia fueron los siguientes:

Participación política
Solo cuatro de cada 10 jóvenes están interesados en eventos o sucesos políticos de la actualidad en Colombia. Los partidos políticos no convocan a este segmento de la población. De una lista de 13 formas de agrupación que incluían a la iglesia, partidos políticos, entre otros, la institución a la que menos pertenecen es a los partidos políticos y a la que más es la iglesia católica.

Educación y trabajo
Para los jóvenes más pobres y en zonas rurales, el acceso a la educación es menor. Las brechas en asistencia escolar, según la ubicación geográfica son significativas, los que viven en ciudades lejanas (40%) tienen menor probabilidad de asistir a una institución educativa en comparación con aquellos de ciudades cercanas (48%) y grandes (58%).

En su mayoría, los adolescentes que trabajan, lo hacen en actividades informales, inestables y de poco desarrollo personas o laboral. Además, es más probable que los hombres estén realizando una actividad laboral remunerada a diferencia de las mujeres, con 55% y 33%, respectivamente.

Sueños y expectativas
Algunos de sus sueños en común son estudiar, apoyar a su familia y obtener casa propia. Las principales barreras identificadas para cumplir estos objetivos son la falta de dinero, de oportunidades para trabajar y estudiar y los embarazos a temprana edad. A esto se le agrega que los jóvenes, en el sector rural, tienen carencia de servicios públicos, problemas para transportarse y que las distancias entre sus residencias hasta las instituciones educativas son largas.

Tom Miscioscia, director del British Council en Colombia aseguró que “los resultados son una herramienta para que los formuladores de política, implementadores e incluso los jóvenes puedan incorporar la voz de la juventud colombiana en el diseño e implementación de sus programas”.

“Creemos que los jóvenes son activos en la transformación de sus propias circunstancias, que tienen una agencia en sus comunidades y sociedades, y que deben ser apoyados en su deseo de crear y contribuir. Es importante escucharlos y comprometerse con ellos, ya que se convertirán en la próxima generación de personas influyentes, líderes y modeladores de sus países”, indicó Laura Barragán, directora de Educación y Sociedad del British Council.

Darío Maldonado, líder del estudio e investigador de la Universidad de los Andes dijo que “la investigación muestra que los jóvenes que han crecido en condiciones desfavorables requieren de programas que los ayuden a contrarrestar la ausencia de recursos contextuales, sociales e individuales que pueden reforzar su resiliencia”.

Darwin Cortés, investigador de la Universidad del Rosario, llamó la atención sobre los dos grupos en los que más confían los jóvenes: familias y profesores, los cuales pueden ser un canal para orientar la política pública hacia esta población.

 

 

TEMAS


Jóvenes - Universidad de los Andes - Universidad del Rosario - Colombia