Pago de ejecutivos merece menos atención

Simon C.Y Wong

Dada la creciente sensibilidad respecto al ensanchamiento de la desigualdad en el ingreso en muchas economías desarrolladas, se ha intensificado la crítica al aumento en la paga de los ejecutivos.

Pero los intentos por frenar el rápido ascenso de la compensación ejecutiva han avanzado poco en Norteamérica, Europa Occidental y Australia. Y algunas medidas de reforma – como la divulgación obligatoria de los contratos de paga – en realidad han empeorado el problema. De hecho, el creciente énfasis de la gente en la paga, propiciado por los legisladores, accionistas y los medios de comunicación, ha magnificado su importancia como medida de éxito ejecutivo y ha creado un círculo vicioso de exigencias salariales cada vez más altas.

Creo que la mayoría de los altos ejecutivos está sumamente motivada y dudo que los incentivos financieros puedan mejorar su desempeño marcadamente. En cambio, se debería restar énfasis a los incentivos monetarios.

La transparencia ha sido una herramienta gubernamental favorita para combatir salarios ejecutivos “excesivos“. Sin embargo, este enfoque de “señalar y avergonzar“ en gran parte ha sido contraproducente. En lugar de apenar a los ejecutivos, la revelación de las compensaciones ha fomentado una cultura de envidia entre sus filas.

Los legisladores deberían emplear la transparencia de forma menos personal. Por ejemplo, podrían exigir que los consejos directivos expliquen la relación entre la paga y la estrategia de la firma, el raciocinio detrás de cualquier divergencia significativa en la tasa de crecimiento de las compensaciones de los altos ejecutivos y los empleados de primera línea, y la cantidad que se les quita a los ejecutivos cuando se deteriora el desempeño.

Los accionistas por su parte deberían cambiar su foco de la compensación a la designación de directores. Como gente de afuera, a menudo no poseen la información para idear paquetes robustos de pagas ejecutivas. Involucrarse en la nominación de directores probablemente los hará sentirse más cómodos al delegar a los consejos las decisiones salariales y propiciará que disminuyan la tentación a criticar, particularmente cuando los consejos directivos divergen de las prácticas convencionales de compensación.

Los consejos directivos también necesitan cambiar
Los consejos directivos deberían garantizar que el comité de compensaciones sea adecuadamente independiente y diverso, para que sus miembros estén a tono con los sentimientos de paga dentro y fuera de la firma. La crítica perene a los comités de compensación es que consisten principalmente de ejecutivos corporativos en funciones y jubilados predispuestos a aprobar acuerdos de paga lucrativos. El remedio: asegurarse que estos directores no dominen el comité.

Contrariamente a la creencia popular, las acciones unilaterales de las firmas para moderar la paga no precipitarán un éxodo de ejecutivos. Muchos empleados se quedarán si su trabajo es estimulante y enriquecedor.

TEMAS


Empleo