Prepare a su equipo para trabajar a pesar de las diferencias culturales

Erin Meyer

Un poco de enfrentamiento de vez en cuando es constructivo, ¿cierto? ¿Pero qué pasa si viene de una cultura donde el enfrentamiento es visto como algo abiertamente maleducado? ¿O qué pasa si en su equipo de trabajo hay gente de esas culturas? El hecho es que los equipos monoculturales se están haciendo cosa del pasado.

De acuerdo con un estudio reciente, 63% de la gente encuestada al azar de firmas multinacionales indicó que casi la mitad de sus equipos estaba basado fuera del país natal de la compañía.

¿Cómo funcionan estos equipos multiculturales? ¿Los gerentes pueden cosechar los beneficios de la discrepancia en equipos con miembros de múltiples nacionalidades, muchos de los cuales pudieran tener distintas actitudes hacia la confrontación? Sí, pero deben hilar con cuidado. Tenga en cuenta la siguiente táctica:

1. Haga su tarea. En muchas culturas asiáticas, el propósito automático de una reunión es aprobar formalmente una decisión que ya se ha tomado en reuniones previas informales. En Japón, esta práctica forma parte de un proceso de aprobación más amplio que se llama “nemawashi“. La misma cultura respecto a las juntas existe en varios grados en China, Malasia, Corea y Tailandia. Si dirige un equipo con miembros de estos países, considere llamarlos por teléfono antes de la reunión formal para escuchar sus verdaderas opiniones.