Prepárese para una crisis por fuerzas externas

Pasos para que las empresas sean estratégicas

Algemiro Vergara

Es conocido que en periodos electorales como el actual aparece la campaña negra de las ‘3 eses’: salud, sexo y secreto, usadas por los distintos estrategas políticos para afectar la imagen y reputación de quienes aspiran a cargos públicos. Ante este escenario, se producen lo que los economistas llaman ‘externalidades’, es decir, los efectos que sufren terceros que no participan directamente en la dinámica de transacciones de otras partes. En este caso, el nombre de compañías o proyectos, que no están participando en el certamen electoral, puede ser mencionado de manera negativa, viéndose afectado reputacionalmente como producto de un daño colateral.

Ante el riesgo de quedar en la mitad de mensajes que afectan el stock reputacional de la compañía o proyecto, es importante que una organización se prepare ante un escenario de historias de futuros posibles acerca de cómo se moverán en el tiempo ciertas fuerzas externas, haciendo un escrutinio del entorno de la organización alrededor de ciertos temas.

Hay cuatro pasos sencillos en el proceso de elaboración de los escenarios que le ayudarán a prever situaciones críticas y que le permitirán actuar estratégicamente:

1. Identificación de las fuerzas externas. El primer paso consiste en delimitar los escenarios, de tal manera que las historias que se construyan tengan ejes articuladores como, por ejemplo: el político electoral, el institucional, y el de la movilización social.

2. Caracterización de las fuerzas externas. En este paso se analizan los actores que intervienen e inciden en las fuerzas, mirando qué han hecho en el pasado y qué está aconteciendo en el presente, teniendo claridad de la dinámica de las fuerzas.

3. Señalamiento de cambios en las fuerzas externas. A partir del análisis anterior se prevén cambios hacia el futuro planteando así los escenarios posibles.

4. Cursos de acción para cada escenario. Teniendo en mente tres tipos de escenarios (el peor, el mejor, el razonable) se proponen acciones para intervenir en cada uno de esos escenarios. Esas acciones tienen como condición de que sean posibles, es decir, que se puedan ejecutar. Pero, no todo lo que se puede hacer es conveniente, y por eso se señalan cuáles de esas acciones son preferibles, a otras posibles.

Este tipo de ejercicio permite prever una posible crisis ante un escenario de campaña política, sin que la organización tenga que cargar con los señalamientos de algunos líderes políticos que, en un país como Colombia, difunden mensajes donde prima el populismo y caricaturizan permanentemente la institucionalidad, cuando el ordenamiento democrático no está alineado con sus intereses.

Pasaron las elecciones parlamentarias y quedan las del poder ejecutivo, que están bastante reñidas, según lo que indican algunas encuestas. En una circunstancia como esta, la tentación de alimentar la polarización y el fuego cruzado de mensajes es muy alto, así como también mover las tristemente célebres fake news, y hacer juicios temerarios y tendenciosos. Con tal nivel de incertidumbre, más vale estar preparados porque cuando una empresa o proyecto es puesta en el escenario público, podrá ser aplaudida o abucheada.

TEMAS


Laboral - Análisis - Fake News - Industria