Próximos pasos tras la petición de las ayudas

La solicitud por parte del Gobierno español del rescate bancario inicia el procedimiento previsto para el apoyo del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (Feef).

El préstamo se canaliza a través de las autoridades nacionales que, en última instancia, asumen la responsabilidad del préstamo.

A partir de ahora, debe presentarse una evaluación independiente que incluya (1) el origen y el grado de necesidades de las instituciones; (2) la necesidad de restaurar urgentemente su viabilidad a largo plazo; (3) su relevancia sistémica, el alcance de la amenaza para la estabilidad financiera y los riesgos de contagio; (4) la jerarquía de orden para la prestación de la ayuda; y (5) el impacto del préstamo sobre la situación fiscal española. Esta evaluación debe ser proporcionada por la Comisión, en coordinación con el BCE y, en su caso, con la correspondiente autoridad supervisora europea. Tras la petición formal de la ayuda, el Vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, ha comunicado que ha dado instrucciones para que aceleren los trabajos para llevar a cabo esta evaluación del sector y sus necesidades.

A continuación, el Gobierno español, en estrecha colaboración con la correspondiente autoridad nacional de supervisión (Banco de España), indicará las instituciones financieras beneficiarias y el instrumento de recapitalización más apropiado. La cantidad de capital necesaria se deriva de la realización de una prueba de estrés de las instituciones involucradas, así como del resto de las instituciones financieras españolas.

El Feef deberá estar informado permanentemente de todos los datos relevantes sobre la evolución del préstamo. El FMI llevará a cabo una evaluación adicional de la calidad de las prácticas.