¿Qué hacen en las mañanas los personajes más influyentes del mundo?

Lo suyo es casi enfermizo, porque Cook programa su despertador a las 3:45 a.m. Sigue una tendencia cada vez más popular, la que apunta a que las horas de mayor rendimiento cerebral y, por tanto, las más adecuadas para trabajar, son las de la madrugada. Es entonces cuando el teléfono no suena, cuando nadie envía correos y cuando nadie alimenta sus redes sociales. Por tanto, son las únicas horas en las que nadie va a molestarte y, además, y según la ciencia, es el espacio del día en el que el cerebro está más receptivo y productivo. Seguidores de esta tendencia son también Indra Nooyi, CEO de PepsiCo, que se levanta a las 4:30; Jobs se levantaba a las 6 –que tampoco está mal– y dicen que Napoleón lo hacía dos horas antes que sus enemigos a fin de tener más tiempo que ellos en establecer sus estrategias. | Foto por :
La de planificar las citas, reuniones y demás labores en un listado cada mañana es una de las rutinas más habituales, pero Chesky la lleva a cabo de una forma distinta: primero, anota todo lo que tiene que hacer, hasta el más mínimo detalle y, después, agrupa las tareas similares preguntándose cómo abordarlas con una sola acción o, en todo caso, como lograr que lo realizado para una sea válido para la siguiente. De esta forma, reduce su listado de forma, dice, increíble, optimizando sus recursos y actividades. | Foto por : Bloomberg
A sus 92 años, y aunque bajo su corona se establece toda la Commonwealth, la rutina de Isabel II de Inglaterra se presupone poco estresante. Aún así, es muy estricta con sus horarios, como buena inglesa, y decidió hace años cuál debía ser el sonido que la despertase cada mañana en su dormitorio del Palacio de Buckingham: la grabación de una banda de gaitas escocesas. Y de su elección se deriva una idea: no es lo mismo despertarse con un sonido que te resulta agradable que con un abrupto, impersonal e infartante pitido. | Foto por : Reuters
l mismo dice que el secreto de su éxito es leer durante todo el día, e invita a devorar al menos 500 páginas por jornada. Por eso, Buffett empieza –y termina– leyendo. Ya sean novelas, ensayos, estudios científicos o periódicos, porque considera que el conocimiento se acumula y que la mejor forma de obtenerlo es paseando la mirada por las líneas de un texto. | Foto por : Bloomberg
Bezos sabe que el descanso es importante, y él no es de los que tiene bastante con 5 o 6 horas. Por eso, pone su despertador siempre contando con descansar al menos 8, y evita programar reuniones a las primeras horas del día. Patrón similar sigue Zuckerberg, CEO de Facebook, que programa su despertador en función de la hora a la que se acuesta, siempre procurando sumar las ocho horas de rigor. | Foto por :
Porque atonta, amuerma y no ayuda a activar las funciones cerebrales. Es la opinión de Cameron, que jamás enciende la televisión como recurso para informarse de las últimas noticias. Prefiere hacerlo leyendo la prensa, escuchando la radio o recibiendo informes detallados de camino a sus labores. Tiene lógica: ¿cuántas veces has desperdiciado cinco o diez minutos viendo –sin mirar– la tele de la cocina? | Foto por : Bloomberg
Jobs ha pasado a la posteridad por muchos motivos, también por haber revolucionado la forma de hacer negocios. Pero antes de sentarse en su escritorio, había llevado a cabo su rutina, directa y cruda consigo mismo: Jobs se preguntaba cada día y frente al espejo si estaría satisfecho con lo que hace si ese fuera el último día de su vida. Un choque de realidad que despierta la mente en los primeros minutos del día y que te predispone, si se hace con rigor, a dar lo mejor de ti. | Foto por : Bloomberg

Tim Cook, Warren Buffett e incluso la Reina Isabel tienen sus rutinas al levantarse de la cama todos los días.

Gestión

La última en convertirse en viral es la del filántropo, escritor e inversor norteamericano Tim Ferris. Conocido por sus charlas y conferencias motivadoras, Ferris ha sabido codearse con los CEOs más importantes del mundo y, como ellos, también él defiende las rutinas matinales como una herramienta para triunfar.

Pero la mayoría son tan aburridas como predecibles: meditación, desayuno sano y completo, ejercicio.

Por eso, nos hemos fijado en otras rutinas de CEO que quizá escondan un lado más excéntrico, a tenor de lo que hacen nada más levantarse.

Empezando por Ferris que, además de meditar y desayunar como un campeón (que vale, que sí) no sale de su dormitorio sin hacer la cama, siguiendo los preceptos del sacerdote hindú Dandapani, que habla de este sencillo ejercicio como un activador natural de neuronas y el primer generador de satisfacción al comprobar que hemos completado con éxito una de nuestras tareas básicas.

TEMAS


Steve Jobs - Tim Cook - Apple - Warren Buffett - Berkshire Hathaway - Jeff Bezos - Amazon