¿Quién teme a que algunas compañías multinacionales se apoderen del mundo?

Pankaj Ghemawat

Últimamente ha habido mucha discusión sobre la globalización y su supuesto impacto negativo sobre la concentración del mercado.

Conforme la gente ve que los negocios de su localidad son reemplazados por cadenas multinacionales y las megafusiones industriales acaparan los titulares, existe la creciente percepción de que un reducido número de poderosos competidores se está apoderando del mundo. De hecho, esta es una de las creencias más generalizadas sobre la globalización – en un sondeo de ejecutivos comerciales que conduje hace varios años, cincuenta y ocho por ciento coincidió en que ´´la globalización tiende a hacer que las industrias se vuelvan más concentradas´´.

He estado siguiendo la información sobre la concentración de la industria durante más de una década y he analizado más de 30 industrias. Tal como lo describo en mi libro "World 3.0", los datos sugieren que, en general, la globalización no está llevando a mayor nivel de concentración en una gama de industrias. Tomemos por ejemplo la automovilística. En la década de 1920, Ford representaba 50% de la producción global de autos. Si pasamos a 2010, un total de seis compañías representaron el mismo porcentaje.

Y la globalización no sólo no está reduciendo sistemáticamente la intensidad competitiva, sino que de hecho puede ayudar a corregir los problemas que surgen cuando pocos competidores se apoderan del mercado. Cuando los mercados internos carecen de competencia, los consumidores pueden sufrir precios altos, productos de mala calidad y falta de variedad. Aquí es donde puede echar una mano la competencia externa. Ya sea a través del comercio o de inversión extranjera directa, la competencia de fuera puede acicalar a los productores nacionales para que mejoren. Volviendo con el caso de la industria de autos, la entrada de manufactureras extranjeras al mercado estadounidense forzó a Ford, Chrysler y General Motors a mejorar no solo la calidad, sino también los diseño y eficiencia en la producción de los vehículos.

¿Cuáles son las implicaciones relevantes de política? Un enfoque para los problemas de exceso de concentración de mercado es fragmentar las compañías antes de que puedan dominar los mercados locales. En cambio, es mucho mejor combatir el poder de mercado con competición y no con regulación abriendo los mercados a los productos externos. Esto puede ser menos perturbador y deja intacta a la competencia internacional potencial más fuerte de un país.

Cómo reducir concentración de mercado
No nos debería preocupar que las tendencias generadas por la globalización creen una creciente concentración de industrias en el mercado nacional. En cambio, deberíamos ver si abrirnos dentro del escenario local, de hecho, nos puede ayudar a encarar problemas de exceso de concentración de mercado internacional, dándole así mayores oportunidades a las industrias que no cuentan con una maquinaria potencial parecida a las grandes compañías internacionales que representan una gran competencia en la concentración local.