“Recursos de la educación superior no se han centrado en la universidad pública”

El próximo 30 de abril Ignacio Mantilla dejará la rectoría de la Universidad Nacional

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

Después de más de media vida vinculado a la Universidad Nacional, los últimos seis años como rector de esta entidad, el matemático Ignacio Mantilla cederá en mayo su cargo a la profesora Dolly Montoya, la primera mujer en llevar las riendas de la que ya se ha convertido en la institución de educación superior pública por excelencia del país.

En el marco de la rendición de cuentas de la entidad en la que se hizo balance de su gestión, LR habló con el rector saliente sobre los retos que tendrá que asumir la dirigente número 44 de la Universidad Nacional.

¿A qué se va a dedicar a partir de ahora?
Voy a tomar un año sabático fuera del país retomando algunos proyectos y volviendo a ponerme al día en los temas de investigación que siempre me han interesado. Quisiera retomar las actividades académicas que siempre he tenido como profesor y que, además, disfruto mucho.

¿Cuáles han sido los mayores logros de sus seis años de liderazgo en la entidad?
El balance es positivo y hay muchos logros por destacar. El más importante, sin lugar a dudas, es haber podido inaugurar el Hospital Universitario Nacional que, por primera vez en 150 años, le da a la universidad un hospital propio.

También destacan otros como haber puesto en marcha la sede Tumaco que, aunque había sido creada en el papel en 1996, no había iniciado labores académicas regulares y, hoy en día, ya tiene cerca de 3.000 aspirantes. Igualmente, la creación de la nueva sede del municipio de La Paz en el Cesar es un gran logro porque dejamos ya el acuerdo del Consejo Superior que define la estructura académica y administrativa y va a permitir tener estudiantes regulares matriculados, admitidos formalmente a la Universidad Nacional. En el ámbito académico llenaría varias páginas de este periódico con logros.

¿Cuáles son los principales retos que deberá enfrentar la nueva rectora?
La profesora Dolly Montoya es una persona que tiene una vasta experiencia, fue vicerrectora de Investigación de la Universidad y ha dirigido durante muchos el Instituto de Biotecnología. Creo que el principal reto para ella va a ser precisamente poner en marcha la nueva sede de La Paz.

La U.N. siempre destaca en los rankings internacionales, ¿en qué se han enfocado para sobresalir frente al resto?
Tiene una vocación hacia la investigación como pocas instituciones de educación superior en Colombia. Se atienden los dos extremos: las poblaciones vulnerables que inician una carrera profesional y aquellos que realizan estudios de doctorado, que son los de más alto nivel que se pueden realizar con un alto componente de investigación, por lo que la Universidad se ha preocupado por destinar recursos muy importantes para ello.

¿Qué opina sobre la deficiencia de doctorados a nivel nacional?
El país tiene que hacer un esfuerzo para que todos los profesores universitarios en un futuro sean formados al más alto nivel. La U.N. en este momento tiene más de 3.000 profesores de planta, de los cuales 1.542 tienen doctorado. Es decir que ya hemos superado 50% de profesores formados en ese alto nivel.

¿Uno de los grandes problemas de la institución es la financiación?
El gran problema es difícil de definir porque habría que hacer un escalafón de problemas y además pensar en financiación para qué. La Universidad no tiene problemas de financiación para inversión porque ha conseguido recursos y puede obtener partidas importantes para proyectos específicos. El problema está en el funcionamiento. Es un problema estructural de toda la educación superior colombiana, de todas las universidades públicas. Creo que la gestión que hemos hecho ha permitido avances como, por ejemplo, tener presupuestos por encima del IPC que ayudan a aliviar los problemas que hay para el funcionamiento. Sin embargo, una solución a todos estos problemas de las universidades públicas solamente es posible a través de una reforma a la Ley 30 de 1992 en materia de financiación.

¿Considera que no se ha fortalecido la educación superior privada como se debería?
Creo que los recursos más importantes que se han destinado a la educación superior desafortunadamente no han estado centrados en la universidad pública. De hecho, muchos de los cuestionamientos que hay ahora es que los recursos públicos han sido destinados a las privadas.

En ese sentido, creo que programas que tienen un alto impacto mediático no son la solución para resolver los problemas financieros de las universidades públicas. Su futuro dependerá mucho de la voluntad política del próximo gobierno en la modificación de la Ley 30 de 1992 y en reconocer que los costos de la educación superior están por encima del IPC que es lo que se ha transferido a las universidades públicas en los presupuestos anuales.

TEMAS


Universidad Nacional - Educación - Gobierno - Universidades