Saque provecho de las redes sociales para las funciones de sus empleados

Tom Davenport

En estos días, muchos gerentes se enfrentan a un dilema social. Quieren usar las redes sociales para recibir información de los clientes y empleados porque saben que la calificación de una organización mejora si incorpora opiniones de perspectivas múltiples.

Pero no pueden permitir que los empleados usen las redes sociales en el trabajo por temor a obstaculizar la productividad. La clave está en combinar socialización con estructura computacional.

La efectividad laboral también exige que la gente comparta su conocimiento y experiencia. Alí es donde entran las redes sociales. Facilitan pedir ayuda a otros. La combinación de los aspectos sociales y estructurales de la tecnología puede garantizar que los empleados sigan trabajando aún cuando hablan con otros.

La suma de estructura hace que todo mundo esté más consciente del trabajo que tiene, lo que limita el deseo de socializar.

Las aplicaciones sociales son demasiado sociales, y las aplicaciones estructuradas proveen demasiada estructura. Donde se combinan ambas se trabaja más rápido y eficazmente.