Se busca un nuevo tipo de líder

Se requiere equilibrar la razón y las emociones

Jubran Coelho

Cuanto más complejo y diversificado se vuelve el mundo, cada vez más los líderes se ven envueltos en situaciones donde la mejor decisión es hacer lo correcto. A veces, eso genera conflicto con sus propios intereses personales y los de varios públicos o stakeholders.

En un reciente estudio realizado entre los CEO de las empresas del escalafón Fortune 100, se les preguntó ¿qué es lo que más busca usted en un líder?. La respuesta no podría ser más sencilla y al mismo tiempo tan precisa: “Denme más líderes que sean pilos, que tengan buenas habilidades con las personas y que tengan el coraje de luchar por sus convicciones”.

Los líderes exitosos y plenos usualmente cubren tres importantes frentes de valores y actuaciones, cuya analogía podría ser la siguiente: estómago, cabeza y corazón.

El que tiene estómago es aquel que tiene la capacidad de hacer lo que es lo correcto. La cabeza provee un propósito claro, una dirección y una estrategia. Por su parte, el corazón entiende a las personas y el trabajo que se realiza con ellas, interesándose en el desarrollo de todos.

Frecuentemente, se observa en las organizaciones que sus líderes presentan una relación desproporcional entre cabeza y corazón: son estratégicos, analíticos y llenos de buenas intenciones, sin embargo, carecen de inteligencia emocional y no siempre están dispuestos a desarrollar talentos dentro de la organización. Ya en la frente del estómago, hay carencia en valores claros así como de coraje para hacer lo que es lo correcto.

Los líderes parciales, seguramente pueden llegar al éxito y gozar de un buen cargo, un buen salario y hasta un valioso reconocimiento. Sin embargo, todo esto es por poco tiempo. Por lo cual, es clave entender los siguientes aspectos para lograr un liderazgo óptimo:

• Líderes muy enfocados en la cabeza: usan su experiencia analítica y lógica para ejercer su dominio en los negocios. Sin embargo, el riesgo está en que ellos fallan en el entendimiento del impacto de sus acciones y subestiman a las personas en el negocio.

• Líderes muy enfocados en corazón: inspiran a las personas y obtienen lealtad y compromiso. Sin embargo, al enfocarse demasiado en ese frente pueden perder oportunidades y tener dificultades al tomar decisiones difíciles, las cuales son vitales para el éxito de los negocios tanto en la calle como en la casa.

• Líderes muy enfocados en el estómago: tienen la capacidad de tomar decisiones difíciles, que incluso atraen la atención de sus stakeholders. Sin embargo, a veces se quedan atrapados en el drama de las decisiones difíciles y continúan en el por mucho tiempo.

¿Y usted? ¿Siente que está equilibrado? Es la oportunidad precisa para aprovechar el inicio del año para reflexionar sobre los siguientes puntos:
• Repiense la manera en cómo se hacen las cosas, póngase en los zapatos de su cliente, desarrolle puntos de vista convincentes y trate de buscar equilibrio entre pensamientos estratégicos y operativos.

• Trate de equilibrar las necesidades de las personas y del negocio, trabaje con un grupo que traiga diversidad a la mesa, desarrolle relaciones estratégicas y promueva los talentos.

• Acuérdese de tener integridad en el centro de sus acciones, revise sus habilidades para manejar los conflictos, trate de equilibrar riesgos y recompensas, y sea un agente de cambio.

TEMAS


Análisis - Industria - Consejos - Líder