Señales de alerta para evitar la insolvencia

123RF

Tenga cuidado si sube el costo de financiamiento.

Reynaldo Espinosa

De acuerdo con estadísticas de la Superintendencia de Sociedades, 387 empresas fueron aceptadas a reorganización durante el año pasado. En 2012, 155 empresas fueron aceptadas a reorganización, lo que significa que en los últimos cinco años este número ha crecido 150%. Según información oficial de la Superintendencia de Insolvencia de Chile, 38 empresas fueron acogidas a reorganización durante 2017, es decir en Colombia el número de procesos de reorganización es 10 veces el chileno.

La desaceleración económica vivida los últimos años ha explicado parte de este crecimiento en reorganizaciones empresariales, sin embargo esto no explica la sideral diferencia con Chile. Vamos a encontrar explicaciones a este fenómeno en múltiples frentes: en el régimen y prácticas de reorganización empresarial, en el mercado de capitales, en políticas de crédito bancarias y en la disciplina financiera corporativa.

*Presidente Ejecutivo Concordia Investments.

Al igual que nuestro chequeo médico de rutina, nuestra compañía requiere un chequeo financiero rutinario para comprender si debemos definir un plan de acción correctivo para “sanar” aquellas variables que estén poniendo en riesgo la salud financiera de nuestra empresa.

Las empresas entran generalmente en procesos de reorganización cuando no cuentan con efectivo suficiente para hacer frente a sus compromisos financieros. Son muy pocos los casos que se quiebran por razones distintas a esta.

A continuación, les mostraré cinco señales que pudiesen estar evidenciando un problema de liquidez en su compañía. Si su empresa está sufriendo alguna de estas señales de alerta, nuestra recomendación es que consulte rápidamente con una banca de inversión especialista en temas de reestructuras e insolvencia.

Entonces, ¿a qué temas, consideraciones, escenarios poner especial cuidado en el desarrollo del ejercicio empresarial?
1. Está experimentando pérdidas continuas y un flujo de caja deficiente. Las empresas con pérdidas continuas deberían considerar vender activos no operativos o no productivos para ayudar a generar ingresos. Además, trate de determinar cómo puede reducir los costos generales y de los empleados.

2. No puede pagar a los acreedores en términos establecidos y los proveedores comienzan a exigir efectivo contra entrega. Cuando no puede pagar a los acreedores o proveedores en los términos acordados, entonces pueden comenzar a exigir pago en efectivo al momento de la entrega de los suministros.

3. Tiene problemas para obtener financiamiento y depende excesivamente de partes relacionadas para obtener préstamos. Una empresa que no puede obtener créditos o préstamos para financiar necesidades críticas del negocio o que no puede recaudar fondos de los accionistas, puede recurrir a los miembros de la familia o partes relacionadas para obtener fondos prestados.

4. Los costos de financiamiento repentinamente comienzan a elevarse y los bancos recortan facilidades de financiamiento. Normalmente cuando la empresa experimenta dificultades, los bancos tienden a subir tasas de interés en créditos revolventes o rotativos y eventualmente recortar disponibilidades de financiamiento.

5. La compañía tiene una gran cantidad de cuentas por cobrar. Si tiene dificultades para recibir el pago de sus clientes o deudores, entonces deberá introducir un proceso de cobranza más efectivo.

TEMAS


Superintendencia de Industria y Comercio - Análisis - Chile - Bancos