Tenga cuidado con la `impotencia aprendida`

Ron Ashkena

En el último año he escuchado que líderes de muchas industrias culpan a las circunstancias externas de su incapacidad para actuar. Gerentes farmacéuticos y de servicios financieros dicen tener las manos atadas debido a las regulaciones o a la nueva legislación. Y la lista continúa.

Todas estas explicaciones son al menos parcialmente ciertas. Pero alrededor de estos núcleos de verdad, estos gerentes han formado círculos concéntricos de excusas que los absuelven de responsabilidad para mejorar. Entonces, en lugar de encontrar formas creativas de enfrentar las regulaciones y recortes en el presupuesto, aceptan el status quo y culpan a las condiciones externas por sus problemas.

Este fenómeno – que uno de mis clientes apodó “impotencia aprendida“ – tiene la fuerza de permear la cultura de una organización. Como si fuera infección, los gerentes pasan la impotencia aprendida de nivel a nivel hasta que la respuesta estándar a cualquier iniciativa es cierta variante de “nos encantaría hacerlo, pero realmente no podemos“.