Tómese a diario unas minivacaciones del correo electrónico

Controlar el correo electrónico es una lucha constante y pesada para la mayoría de los oficinistas. En lugar de revisarlo continuamente durante el día desde varios dispositivos, programe momentos específicos para procesar lo que hay en su bandeja de entrada. Es más eficiente cuando contesta todos sus mensajes desde su computadora.

Puede acceder más fácilmente a sus archivos y pegar rápido hipervínculos desde una computadora de escritorio o portátil. Cuando aborda sus mensajes así, se concentra más y no pierde tiempo pasando de una actividad a otra. Procese su correo electrónico tres veces al día con incrementos de 30 minutos, una vez a la mañana, una al mediodía y otra antes de irse.

Use un temporizador y cuando suene, cierre su programa de correo electrónico. Fuera de estos momentos designados, no acceda a su buzón – desde ningún dispositivo. Considérelo como vacaciones de correo electrónico.

(Adaptado de “Coping With Email Overload”, de Peter Bráegman).

TEMAS


Consejos de Harvard Business Review