USE EL PODER DE LA PAUSA CUANDO HABLE

LR

Cada vez que los oradores eficaces finalizan una frase o una oración, normalmente hacen una pausa.

Esto permite que los escuchas tengan tiempo para absorber sus palabras. Los presentadores nerviosos a menudo hacen lo contrario: el estrés de estar frente a una audiencia los hace hablar cada vez más rápido, pasando por alto las pausas.

Ya sea que tenga que hablar ante un grupo numeroso de extraños o en una sala pequeña frente a colegas, permita que su audiencia tenga un momento para asimilar su información. Cree una pausa bajando la voz al final de cada frase en lugar de elevarla, para evitar el temido efecto ‘’de voz aniñada’’.

Concéntrese en bajar el volumen de la voz y no sólo sonará más autoritario, sino que incorporará esas pausas esenciales.