La tv pública… patrimonio nacional

Alberto Samuel Yohai

En días pasados se inició en el Congreso de la República una discusión importante y necesaria para poder proteger la televisión pública y los contenidos audiovisuales regionales de Colombia.

Se trata de una ley para crear un regulador convergente y un fondo único que unificará lo que hoy se conoce como el Fontic y el FonTV, lo cual, a final de cuentas, aseguraría que por la misma convergencia de los servicios en el mercado, no se queden sin recursos los canales regionales que actualmente son financiados por el Fondo de Televisión (FonTV) y que son tan importantes para promover nuestro patrimonio cultural. Pero existen rumores y temores infundados por los pasillos del Capitolio que argumentan que se perjudicará la televisión pública, y no hay nada más lejano de la realidad. Analicemos bien de lo que se trata.

Actualmente los operadores de telecomunicaciones aportan aproximadamente un $1 billón anualmente al FonTIC, mientras el sector de la televisión aporta unos $220.000 millones al año al FonTV, derivados de los ingresos de lo que podemos llamar el negocio de la televisión tradicional. Dicha cifra deberá ser suficiente para financiar a Rtvc (la antigua Inravisión), los canales regionales y el funcionamiento de la Antv (la antigua Cntv).

Según Asomedios, los ingresos de pauta en el año 2017 se redujeron al mismo nivel de 2010 y, por la oferta de nuevos medios digitales, las redes sociales y los nuevos jugadores que compiten por la atención de los televidentes como lo que se conoce en el sector como las OTT (Over The Top) como Netflix, no hay indicios de que dichos ingresos se vayan a recuperar en un futuro cercano.

A diferencia de lo que está pasando con el sector de la televisión y específicamente con el FonTV, el FonTIC, que es el fondo al cual deben aportar todas las compañías que están inscritas en el registro TIC, tiene un riesgo menor, ya que cuenta con recursos significativamente mayores.

Adicionalmente, según un análisis detallado y proyecciones hechas por el Departamento Nacional de Planeación, existe la oportunidad de unificar la contraprestación que hoy por hoy están pagando las empresas de televisión y de telecomunicaciones, lo cual tiene todo el sentido ya que muchos actores del mercado ofrecen servicios de televisión y de comunicaciones.

Con ello se podrán encontrar eficiencias en cuanto al funcionamiento de dos entidades públicas que, por la naturaleza del negocio que regulan, se deben unificar y asegurarle un porcentaje del nuevo fondo unificado para asegurar la financiación de la televisión pública hacia adelante.

Este proyecto fue presentado por el gobierno nacional con mensaje de urgencia, a raíz de un compromiso que asumió el presidente Juan Manuel Santos con la industria en el encuentro de Andicom en 2017, siguiendo una de las recomendaciones de la Ocde para el sector.

Por ello, lejos de ser una improvisación, ha llegado el momento de modernizar y fortalecer las instituciones que regulan las tecnologías de la información y las comunicaciones, para así lograr una mejor calidad de servicio para los usuarios en Colombia, así como una mayor oferta de alternativas que hasta hoy apenas empezamos a imaginarnos.

TEMAS


Consumo televisión - Colombia - Tecnología - Innovación