Cómo reescribir la historia

David Luna

Para reescribir la historia se necesita una segunda oportunidad y saber aprovecharla. A finales de los años 90, Bogotá logró recuperar La Calle del Cartucho pero una mezcla entre descuido, determinación y obligarse a poner una venda en los ojos, hizo que por casi más de una década volviera a cocinarse esta tierra de nadie que mutó a lo que conocimos como El Bronx.

Cerca de 16 años después, de nuevo bajo la administración del alcalde Enrique Peñalosa y de la mano de nuestra Policía, otra vez se intervino esta zona con un operativo gigantesco que desmanteló organizaciones de hampa y que arrojó resultados escandalosos como casas de pique y esclavitud sexual. La vida es buena con nosotros y nos dio una segunda oportunidad.

Decía Einstein que si siempre intentábamos lo mismo obtendríamos los mismos resultados. Por eso la apuesta que se hizo esta vez en El Bronx fue distinta e innovadora. El Bronx que conocimos se transformó totalmente y se convirtió en un Distrito Creativo destinado a ser un centro de actividad económica que jalonará el desarrollo del tejido social y la renovación urbana de la zona donde esta ubicado a través del impulso de la economía naranja, es decir, las industrias creativas y culturales.

Hoy la industria creativa en Colombia hace más aportes al PIB de lo que hace el carbón. Genera alrededor de 1,1 millones de empleos; encierra la moda, la gastronomía, la música, la publicidad, el desarrollo de videojuegos, aplicaciones y plataformas entre otros. Bogotá es el motor creativo de Colombia concentrando 74% de las empresas del país del sector. Es la industria que más rápido crecimiento tiene en el mundo y la que conecta directamente con los millenials, los nuevos consumidores y la mayor fuerza laboral de los próximos años.

Ya en el Distrito Creativo se han realizado 15 eventos entre desfiles, conciertos y teatro. Más de 14.000 personas lo han visitado, de hecho, en los próximos días se transmitirá el partido Colombia – Polonia. Adicionalmente el proyecto tiene un componente de infraestructura que mejorará la apariencia de la zona: contará con bares, cafés, restaurantes, tiendas y banca.

Hoy tenemos una segunda oportunidad en Bogotá y se está haciendo una apuesta diferente, pensada a futuro para saberla aprovechar. Con la creación del Distrito Creativo del Bronx se generará empleo, se promocionará la ciudad, habrá transformación social y patrimonial y se fortalecerán las políticas públicas de la economía naranja.

Ahora, a todos nosotros nos resta comprometernos a no volver a cometer los errores del pasado. Es inadmisible que en la ciudad pequemos por no tomar acciones y permitamos que crezcan estos monstruos sociales que cambian por completo el destino de la gente. Hoy más de 400 habitantes del antiguo Bronx y 1000 ciudadanos más que no pertenecían a esta zona pero vivían el mismo infierno, no solo están en rehabilitación sino que tienen una ilusión para volver a creer, soñar y tener una nueva vida.

Celebro que hoy exista El Bronx como un Distrito Creativo y que esta segunda oportunidad se esté aprovechando. Aplaudo que la creatividad hoy el sea el insumo que permite reescribir nuestra historia. Y finalmente, invito a los colombianos a voltear su mirada a esté sector, tomarlo en serio y apostarle. Allí esta el futuro.

TEMAS


Industrias creativas - Tecnología - Innovación - Productividad - Colombia