Expulsión como última medida

David Luna

Cuando se conversa sobre bullying con gente contemporánea a uno siempre hay alguien que dice algo como: “en mi época pasaba todo el tiempo y nadie se traumatizó”. Es respetable, pero en nuestra época la “montada” era uno a uno, terminaba al sonar la campana y al otro día posiblemente se nos olvidaba.

Ahora es distinto, hoy en día existen las redes sociales en las que el acoso traspasa la barrera protectora que brinda el hogar. Es acto sistemático en el que los jóvenes están expuestos las 24 horas y ante toda su red a las ofensas, la ridiculización, la calumnia; el matoneo. Este no hace parte de “formar el carácter” y hay que tomárselo en serio.

En días pasados la Corte Constitucional respaldó la determinación de un colegio sobre la expulsión de un alumno por hacer matoneo y afectar la dignidad de sus compañeros. Sí, estoy de acuerdo, ningún padre quiere ver a sus hijos sometidos a una situación de estas y verlo llegar a la casa destrozado, triste y atormentado porque le hicieron bullying. Pero la solución no puede estar en la expulsión, esta debe ser la última opción, primero hay que explorar alternativas preventivas.

Tenemos la responsabilidad como padres informarnos y empezar a familiarizarnos con la nueva dinámica social, aprender cómo funciona el cibermatoneo, la ciberdependencia, a qué edad pueden los menores acceder a redes sociales, qué es el sexting, el material de abuso infantil, qué se puede hacer si se filtra una foto de algún desnudo de un menor de edad, entre otros riesgos nuevos que llegaron con la revolución digital.

Adicionalmente, debemos construir puentes de diálogo con nuestros hijos para que tengan la confianza de contarnos lo que sucede, tener la oportunidad de ayudarlos a entender el daño que causa no tener una buena convivencia digital y explicarles que no es una pilatuna mas, sino que tiene consecuencias legales y serias.

También, hay una labor fuerte de las instituciones educativas. Las cosas cambiaron y es impredecible que la cultura digital haga parte de la formación.

Hace unos meses el MinTIC lanzó una cartilla diseñada por expertos que sirve para explicar a los docentes la metodología para abordar este tipo de nuevas situaciones. La cartilla es digital y se puede descargar gratis. Como también está a disposición material para generar conciencia sobre esta problemática.

Aún no tenemos conciencia de que vivimos en dos mundos paralelos, el análogo y el digital, pero no por eso nuestro comportamiento debe ser diferente en cada uno de ellos.

La libre expresión no puede confundirse con la atribución para calumniar, destruir la honra y la dignidad ni de la gente ni de las empresas. Queremos convivencia y cultura ciudadana entonces también hablemos de convivencia y cultura digital.

Cuando vamos por la calle no vamos ofendiendo, insultando, ni amenazando a diestra y siniestra, ¿Entonces por qué lo hacemos en redes sociales? ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué poder distinto sentimos que nos da Internet? Por fin estamos acabando la violencia en la selva ahora que no empiece la violencia en las redes. Llegó la hora de tomarnos enserio la autoregulación.

La necesitamos antes de aplicar alguna otra medida, como la expulsión, que debe ser la última por considerar.
Ahora que tengo su atención: del 12 al 15 de julio se realizará la Feria Buró en la que participan diseñadores netamente colombianos. Échense una pasada para apoyar el emprendimiento y para entender cómo funciona la economía naranja.

TEMAS


Bullying - Corte Constitucional - Redes sociales - Precauciones en redes sociales - Tecnología