Más sobre Parques de la Innovación

Germán Bolívar Blanco

Proponer un nuevo esquema que resulte útil para tonificar y fortalecer la política industrial y consecuentemente la política de innovación, acarrea tratar de aclarar y poner de presente todas las posibles implicaciones y requisitos que éste conlleva, de ahí que ahora trataré de complementar los planteamientos e ideas relacionados con los Parques de la Innovación, esbozados en mi anterior artículo.

Al respecto considero vital hacer la extensión de Parques de la Innovación al de Ciudades del Conocimiento, pues es desde lo local donde se sustenta la capacidad de innovar, por lo cual éste tema es parte de las propuestas del Banco Mundial (2010) como motor de la economía gracias a las mejoras que brinda en el clima de inversión. Estas ciudades involucran los incentivos, la infraestructura, los cambios demográficos, el diseño urbano, la mano de obra local y la calidad de vida; para incrementar la utilización de mano de obra calificada internacional y promover la inversión. Dentro de sus recomendaciones para el desarrollo global, vale decir global desde lo local, están: reconstruir eficiencia (facilidades residenciales, educativas, comerciales, y de salud e infraestructura), mejorar la gobernabilidad y gobernanza locales, considerar aspectos como acceso colaborativo y cultura positiva, en coordinación y con el liderazgo de los agentes relacionados.

Como lo menciona el Banco Mundial los Parques de la Innovación tienen varias ventajas como brindar economías de escala en la provisión de infraestructura básica, ayudar a las economías de aglomeración que interactúan entre trabajadores calificados con altos conocimientos y las firmas de base tecnológica. Sin embargo pueden carecer de las masas críticas y por tanto no alcanzar las economías de escala, siendo crítico un muy bien articulado tinglado de incentivos y estímulos para que en lugar de centros de operaciones fiscales e inmobiliarias, sean centros del conocimiento. Al respecto vale la pena considerar la experiencia internacional en redes de innovación, hoy que el conocimiento se genera y moviliza desde cualquier parte del mundo por medio de comunidades espacialmente descentralizadas. La pregunta que surge es ¿cómo desde lo local crear y comercializar innovación pensada en necesidades de mercados globales?

El Banco Mundial destaca fomentar en los Parques de la Innovación la denominada "clase creativa", no necesariamente relacionada con doctores, sino con gente joven y creativa. También resaltan que la innovación se cimienta en procesos microeconómicos dentro de espacios locales, con proximidades, redes de trabajo, densidad y diversidad. Al respecto es clave una estrategia y foco de política claramente definidos que adapten el conocimiento global a las necesidades locales, con mejoras adaptativas en I+D al contexto local; de la misma manera las regiones y municipios deberían tener instituciones con el mínimo equipo requerido, empezando por una agencia local relacionada con el tema y el marco legal adecuado que considere y respete las características culturales y especificidades.

Según Fernández de Lucio (2010) el problema de los sistemas de innovación nacional y regionales no son quienes los componen sino las relaciones que se construye entre ellos, por lo tanto es clave dotarlos de herramientas e instrumentos como los Parques de la Innovación que permitan potenciar y efectivizar su despliegue. En la misma dirección sostiene que las disciplinas científicas, los sectores productivos y el propio ordenamiento socio-institucional de los territorios, hacen que la relación ciencia-innovación adquiera diferentes matices con las mismas reglas de juego.

La oportunidad está dada en toda la geografía nacional para que en gracia de lo que espero sea una bien orientada reforma tributaria unida a la coyuntura y posibilidades locales y departamentales con el buen uso de las regalías, se diseñen estímulos no costosos para que al movilizar el capital humano y emprendedor de clase mundial se aprovechen y orienten los recursos para desarrollar capacidades en energías limpias, materiales amigables con el medio ambiente, así como en microbiología aplicada a la salud que además complemente la nanotecnología y las TIC; sectores todos con grandes posibilidades y el potencial de convertirse en el centro de gravedad de los Parques de la Innovación locales y departamentales.