Los tres tristes tigres

Jorge Hernán Peláez

Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal en tres tristes trastos, en tres tristes trastos tragaban trigo en un trigal tres tristes tigres. No estamos hablando del delantero colombiano Radamel Falcao García o del exjugador y técnico argentino Ricardo Gareca a quienes ambos apodan “El Tigre”. Esta vez nos fuimos hasta los trabalenguas de nuestra infancia para intentar entender la voltereta política que ocurrió ayer en la reunión donde se volvieron a sentar a hablar de política los expresidentes César Gaviria, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

En el caso de Gaviria y Uribe fueron colegas del Partido Liberal en los años 80 cuando militaban juntos, uno presidente del país y otro senador, posteriormente se distanciaron por diferentes coyunturas. En el caso de Pastrana y Uribe, recordemos que gran parte de la campaña de 2002 para que el antioqueño llegara a la presidencia se basó en duros señalamientos y errores de la zona de despeje del Caguán de su antecesor conservador Pastrana. Luego cómo olvidar los duros enfrentamientos de José Obdulio Gaviria y el hermano del expresidente, Juan Carlos Pastrana, entre otras por episodios oscuros de la política de los años 80 en Colombia. Gaviria y Uribe se dijeron de todo durante el gobierno Santos, especialmente en épocas de campaña para la reelección. Mentiroso, ladrón, bandido, paramilitar, sucio, cochino y decenas de señalamientos similares de lado y lado.

Volteretas en la política hemos visto siempre. Recuerdo la de Uribe con Fabio Valencia Cossio, quienes se fueron a los golpes cuando Uribe era candidato a la Gobernación de Antioquia y le lanzó un puño en la Registraduría a Valencia quien cuestionaba la presencia de Uribe en la entidad el día del conteo de los votos. Años después, ya en el gobierno, Uribe lo nombró ministro del Interior. Otra más, para ambientar el análisis, el padre del actual presidente Iván Duque, el señor Iván Duque Escobar se enfrentó como Gobernador de Antioquia con el entonces director de la Aeronáutica Civil Álvaro Uribe. El cuestionamiento público se refería a una inusual licencia aérea otorgada a Jaime Cardona para que operara la ruta Medellín-Turbo. Según Duque Escobar, Cardona había sido capturado años atrás en Caucasia con algunos kilos de cocaína en uno de sus aviones. Las vueltas que da la vida muestran al hoy presidente Duque recibir el apoyo de Uribe para llegar al poder. Cuentos similares hay en los otros partidos, pero el más aterrador, sucedió en horas pasadas cuando Aurelio Iragorri del Partido de la U, se excusó públicamente de lo que había dicho como ministro del Interior del anterior gobierno contra el presidente de Fedegán, José Félix Laufarie.

Todo se está dando porque los partidos no tienen los votos suficientes para poner Contralor. Cuatro de los 10 candidatos, con serias posibilidades, tienen repartidas las cargas. El que mejor se ha movido es Felipe Córdoba, que ya logró el apoyo liberal y desbarató el voto unánime que tenía Lafaurie del Centro Democrático. También hay voces conservadoras que le dijeron a Pastrana que el apoyo a Córdoba era una jugada necesaria en el ajedrez de la nueva política versión 2018.

El próximo lunes festivo el Congreso de la República votará por el nuevo Contralor. Tiene ventaja Córdoba pues lo apoyan muchos gobernadores. La foto final del ganador será con los tres tristes tigres comiendo de tres tristes trastos, unidos por la necesidad. En este caso necesidad con cara de tigre, no de perro.

TEMAS


Contraloría - Congreso