Migrando hacia las nubes

Jorge Hernán Peláez

En múltiples industrias durante los últimos años se vienen adelantando iniciativas de transformación digital. Los proyectos van desde rústicas depuraciones de las bases de datos para llegar a tenerlos estructurados, hasta crear aplicaciones de inteligencia artificial, involucrando Big Data y sofisticadas herramientas de analítica. Las grandes casas de software y servicios informáticos han transformado su oferta comercial mirando el futuro del Siglo XXI con una óptica completamente digital.

Cuando hace un par de décadas IBM se dio cuenta que debía dejar de ofrecer sus PC para convertirse en un proveedor diferente, aparecieron ideas que gradualmente llevaron al gigante azul a desarrollar Watson, un servicio que pocas empresas pueden usar hoy en día, pero que será clave para el desarrollo de la inteligencia artificial de los próximos 100 años. Watson es una máquina que “aprende” de los datos de una empresa y genera conclusiones valiosas sobre el comportamiento de clientes y otras variables que hoy se deben predecir de manera indirecta.

La gigante Oracle también tuvo una importante transformación. Pasó de ser una empresa que vendía soluciones de bases de datos, a ofrecer grandes servicios en la nube. Con Oracle hay soluciones para transformar al mundo con tecnología, que incluyen asesoría y acompañamiento en proyectos de innovación para que una empresa, sin importar su tamaño, pueda generar ahorros importantes en gasto operativo, ya que las soluciones en la nube se pagan como un servicio.

SAS, que inicialmente desarrolló un software de estadística muy utilizado en el mundo académico, migró a convertirse hoy en una robusta empresa de consultoría tecnológica. SAS les proporciona a las empresas la capacidad de integrar, clasificar y analizar los datos para generar valor en el conocimiento. La analítica les permite resolver problemas complejos en las diferentes áreas del negocio. En la oferta se parte de un supuesto fundamental muy fuerte y es que el activo más importante de una organización es el conjunto de datos que tiene sobre sus clientes.

El competido mundo de los grandes negocios se venía repartiendo entre estos tres gigantes, hasta que apareció una nueva empresa, con flujo de caja para invertir. En el panorama llegó Jeff Bezos nuevamente para ser disruptivo. Amazon ha entrado a jugar a ofrecer espacio en la nube y aplicativos rápidos y fáciles de comercio electrónico para pequeños comerciantes. Amazon, además de competirle a IBM, SAS y Oracle, quiere de rebote usar su plataforma para quebrar el duopolio que hoy tienen Google y Facebook en temas de publicidad digital. El poderío de Amazon no es despreciable y puede voltear las cosas en ambas industrias, llevando el estándar a un nuevo nivel de sofisticación.

La mayoría de empresas que intentan una transformación digital se enfrentan a una complicada coyuntura. Los directivos, desde vicepresidentes para arriba, pertenecen a generaciones que crecieron antes del desarrollo de la era internet. Los técnicos y operativos jóvenes que muchas veces llevan estas iniciativas son de una generación siguiente, crecieron cuando Internet y la economía digital eran una realidad. Ese choque generacional, de lenguaje y de punto de vista digital, pueden poner en riesgo los proyectos digitales. El gran reto de mezclar juventud con experiencia depende del equilibrio del empresario que sabe que si no se transforma en pocos años el mercado mismo lo puede sacar del juego.

TEMAS


Transformación Digital - Tecnología - IBM - Oracle