La re-evolución de la banca

Juan Carlos Mora Uribe

Velocidad, simplicidad, adaptabilidad y agilidad son verbos que hoy se hacen más relevantes para las instituciones financieras. Hemos visto el gran cambio que ha dado esta industria en los últimos años, en la que antes hablábamos de prestar, recaudar, retirar y transar en un modelo de relacionamiento que requería de mucha interacción.

Hoy, la tecnología nos ha permitido construir nuevas relaciones en las que la omnicanalidad y la velocidad han hecho que estemos viviendo lo que llamamos la re-evolución de la banca, esa que ha llegado gracias a nuevos competidores, empresas que son rápidas en su operación y versátiles en su servicio, que nos han impulsado a transformarnos por completo bajo dos premisas fundamentales: innovación y experiencia al cliente.

La innovación la vemos no como un fin, sino como un medio para darles mayor valor agregado a nuestros clientes. Basta con ver cómo hoy los bancos incorporan en su ADN las metodologías ágiles en las que la velocidad es una premisa. Se habla de producto mínimo viable, de prototipos que requieren de ciclos cortos de planeación. Quedaron atrás esas grandes inversiones que demoraban años en dar frutos.

Lo anterior ha significado la evolución de los bancos que buscan potenciar oportunidades, acelerar ejecuciones y remover obstáculos. Hay que aplaudir las transformaciones reportadas por Asobancaria en 2017, que indican que las entidades financieras incrementaron en 68,4% sus inversiones en innovación, lo que les que ha traído productos y servicios que han hecho más fácil la vida de la gente.

Es así como la tecnología, la inteligencia artificial y la analítica como habilitadores han hecho que la interacción con el mundo sea mucho más fácil para las personas. Estas herramientas se han insertado en la cotidianidad permitiendo que el ganador sea el cliente porque ya tiene diversas maneras de relacionarse con los bancos, sin fricciones y, en algunos casos, por procesos que son 100% digitales.

Productos como la banca digital que han hecho que más personas ingresen al sistema financiero solo con la SIM de su celular y sin necesidad de tener Smartphone, créditos de bajo monto en el que el cliente selecciona la tasa, los plazos y en menos de una hora tiene su dinero desembolsado, asistentes virtuales que ayudan a tomar las mejores decisiones de inversión o clientes que en solo minutos se vinculan a los bancos son muestras tangibles de esta llamada re-evolución.

Por supuesto tenemos enormes desafíos en un país en el que el efectivo sigue siendo parte de nuestra cotidianidad, pero no me cabe duda de que los avances que hemos dado al trabajar con distintos actores que hacen parte de nuestro ecosistema -sector público, universidad, emprendimientos, inversionistas, sector privado- nos llevarán a que juntos cumplamos la promesa de facilitarles la vida a las personas.

TEMAS


Bancolombia - Tecnología - banca - Innovación - Desarrollo - Productividad - Tribuna empresarial