¿Podrá el Banco Central Europeo detener el ‘trote bancario’ en Grecia?

Paul Krugman

El blog Alphaville, de The Financial Times, recientemente publicó un buen artículo sobre lo que está sucediendo e – implícitamente – sobre cómo podría estar acercándose la salida griega del euro.

Lo que está pasando ahora es un “trote bancario” – los griegos están retirando depósitos en euros con bastante rapidez, pero no con tanta como para tildarla de corrida bancaria. ¿Pero de dónde están saliendo los euros?Básicamente, los bancos se los están pidiendo al banco central de Grecia, que a su vez debe pedírselos al Banco Central Europeo (BCE).Entonces, la pregunta se vuelve hasta dónde está dispuesto a llegar el BCE; ¿realmente está dispuesto a prestar suficiente dinero como para comprar todo el estado financiero del sector bancario griego, dada la probabilidad de que este sector quede insolvente con un default griego?No obstante, si el BCE dice basta, los bancos griegos dejan de operar – y se dificulta ver cómo pueden restaurarse para volver a operar a no ser abandonando el euro y usando otra cosa.Y si eso sucede, seguramente los ahorradores de otros países europeos empezarán sus propios trotes bancarios …Misteriosa arroganciaKevin O’Rourke, un economista de Oxford, se enfrenta a Lorenzo Bini Smaghi, ex miembro del consejo ejecutivo del BCE, quien sostuvo en un artículo de opinión publicado en el Financial Times el 16 e mayo que los votantes griegos están siendo “irracionales” al rechazar la austeridad. Tal como escribió el Sr. O’Rourke en el blog “The Irish Economy”, es una rara postura a tomar dado que la política en cuestión ha sido un abyecto fracaso.”Los líderes de otros países europeos seguramente deberían estar intentando ofrecer a los votantes griegos algo que el estatus quo excluye: esperanza”, explicó el Sr. O’Rourke. “En cambio, están ofreciendo advertencias de graves consecuencias, y declaraciones en el sentido de que el resto podemos manejar una salida griega. Hay que preguntarse: ¿quién está siendo irracional aquí?”, cuestionó.Simplemente agregaría que siendo alguien que sigue esto muy de cerca, más que nadie el Sr. Bini Smaghi debería ser el último en sermonear a los griegos sobre sensatez y sensibilidad. Pocos han estado tan consistentemente equivocados en su insistencia en que el plan griego inicial era factible, que no se necesitaba ni deseaba ninguna restructuración de deuda y que todos los escépticos respecto a los varios planes simplemente estaban desinformados.En cierta forma, el Sr. Bini Smaghi ejemplifica a la élite europea en esta crisis: moralizadores, sentenciosos, siempre equivocados aunque siempre convencidos de que los partidarios del otro lado de la discusión son sucios e ignorantes.Es algo sorprendente de ver.