Fernando, un emprendedor ejemplar

Roberto Rave Ríos - rraverios@gmail.com

Por estos días he reflexionado mucho acerca de algunos sucesos humanos fortuitos que impactan trascendentalmente la vida de muchas personas. En la madrugada del domingo pasado, un gran amigo perdió la vida en un accidente de tránsito. Se trata de Fernando Sierra, una de las mentes más brillantes que he conocido.

Fer o Fercho, como le decíamos, fue un joven emprendedor, inquieto, extrovertido y con mucha sensibilidad social. Fue un visionario de los negocios, que supo invertir, confiar y ver a los nuevos emprendedores como el gran motor de mejoría de la calidad de vida en las comunidades. Cuando lo conocí, me impactó la pasión, el conocimiento y la profundidad que desplegaba cuando se refería al papel de los emprendedores en el desarrollo de las start-up y el potencial de crecimiento de esta nueva tendencia económica. Fercho no sólo predicaba, sino que actuaba en concordancia con sus convicciones. Este rasgo de su personalidad fue lo que lo llevo a fundar y a dirigir exitosamente dos fondos de inversión: InvX e Invictum Capital. A través de ellos impulsó la creación de empresas pioneras y líderes en la economía digital como T paga, Rappi, Ofi, Tappsi, entre otras.

Fercho tenía muy clara la importancia del pensamiento disruptivo no sólo en los negocios, sino también en los ámbitos humano y social. Sus valiosos aportes a los emprendedores se sustentaban en su capacidad intelectual, en su forma de leer las tendencias económicas y en su actitud positiva, abierta, serena y pedagógica.

En el libro “Héroes” del historiador británico Paul Johnson, dedicado a relatar las peripecias de grandes figuras de la historia, está el relato de la vida del almirante Rupert, un líder polifacético y con un gran sentido humano. Sin embargo, para Johnson, tenía un obstáculo que le impedía considerarlo heroico: su melancolía y falta de alegría. Esa alegría nunca le faltó a Fercho, esa misma que, aún con su seriedad, tocó a miles de personas de diferentes condiciones sociales.

Fernando Sierra tenía un rasgo distintivo de su personalidad, que en nuestra generación escasea: no se limitaba a hacer críticas sobre los problemas que nos aquejan, sino que siempre estaba atento a encontrar soluciones realistas, basadas en la confianza en la gente y en su formidable capacidad de acción y trabajo. Quien sostenía alguna conversación con Fer, salía inquieto y motivado por un impulso especial que solo el “mono” lograba en la gente.

“Mis sueños son más grandes de lo que a veces yo mismo puedo entender y me encanta sentir eso, me doy cuenta que estamos construyendo algo mucho más grande que nosotros mismos, algo que trasciende y que será de mucho valor para la sociedad.” Fernando Sierra es y será un referente humano y empresarial para las nuevas generaciones. Me uno a la causa de Camilo Quintero para sacar adelante la ley de emprendimiento Fernando Sierra.

TEMAS


Emprendimiento