La guerra comercial global (2.0)

Sergio Clavijo - anif@anif.com

Las tensiones geopolíticas han ido escalando a nivel global tras las impertinentes y polémicas decisiones de índole comercial de la administración Trump. A pesar de que se han dado algunas señales de “pausa”, Estados Unidos (EE.UU.) y China seguramente continuarán enfrascados en disputas comerciales, dados los abultados déficits comerciales del mundo occidental con China.

Ahora la Unión Europea (UE), Rusia y hasta Corea del Sur le están haciendo la segunda voz a dicha guerra comercial. Anif ha venido haciendo un juicioso seguimiento a lo que hasta hace unos pocos días parecía ser una inminente guerra comercial entre occidente y oriente. Toda esta situación ha elevado la incertidumbre sobre el posible crecimiento de la economía mundial (actualmente estimado en 3,9% por el FMI).

Adicionalmente, el repunte del precio del petróleo Brent a la franja US$75-80/barril en semanas recientes ha incrementado los riesgos de mayor inflación global y, por lo tanto, alzas en las tasas de interés de los principales bancos centrales y menor crecimiento global hacia 2019.

En el caso de Estados Unidos, se habla inclusive de crecimientos tan bajos como de 2% para el próximo año vs. 3% que se esperaba resultara de la estimulante reforma tributaria aprobada por Trump a inicios de este año.

En el caso de la UE, estos mismos riesgos globales estarían reduciendo su crecimiento hacia 2% vs. 2,3% que antes se proyectaba. Veamos algunos detalles.
Aranceles a paneles solares y lavadoras

En una primera movida, el presidente Trump impuso un arancel especial a paneles solares (30%) y lavadoras (20%-50%) procedentes de China, con el fin de proteger los intereses de los productores estadounidenses. La medida golpeaba principalmente a compañías que se encontraban (desde 2013) en medio de un litigio con Estados Unidos.

Esto por presuntas prácticas de dumping provenientes de México y Corea del Sur, países a donde se habían trasladado operaciones de empresas China para hacerle la triangulación a las restricciones de Estados Unidos.

Arancel al acero y al aluminio

En un acto unilateral, la administración Trump también gravó las importaciones de acero (25%) y aluminio (10%). Si bien los países del Nafta y la UE fueron excluidos de la medida, las acciones de “retorsión” de China no se hicieron esperar. El país asiático restringió las importaciones de carne de cerdo y aluminio reciclado (25%), además de otros 120 productos (15%), procedentes de EE.UU. Además, inició un proceso de demanda ante la OMC, a la cual se sumaron un número importante de países.
Sanción a la tecnológica china ZTE

La escalada del conflicto se agudizó con las sanciones impuestas a la empresa tecnológica china ZTE, luego de que en 2017 se declarara culpable de suministrar equipos que incluía tecnología estadounidense a Irán y Corea del Norte. De esta manera, ZTE no podría emplear componentes estadounidenses en sus productos por al menos siete años.

En respuesta, China impuso medidas restrictivas de antidumping al sorgo procedente de EE.UU., elevando el arancel hasta 179%, lo cual ha generado gran zozobra en la importante base electoral de Trump en el Medio-Oeste Norteamericano.
Amenaza de guerra comercial mundial

En este punto, el conflicto ya ha escalado al punto que EE.UU. extiende sus amenazas también hacia la UE, concretamente a la industria automovilística alemana, anunciando aranceles de hasta 35%. En contrapartida, Alemania amenaza con gravar sectores económicos estratégicos de Estados Unidos, que además resultan ser bastiones electorales del partido republicano de Trump.

Pero lo que realmente amenazó con desatar una guerra con afectación global es el tamaño de las restricciones que intentó imponer EE.UU. a China (valorados en no menos de US$50.000 millones) y a las cuales el país asiático habría respondido proporcionalmente. La imposición de un arancel de 25% a los sectores aeroespacial, médico y maquinaria-equipo por parte de EE.UU. está sujeto a reducir el superávit comercial de China con EE.UU..

TEMAS


Comentario económico Anif - ANIF - Donald Trump - Guerra Comercial Trump - Aranceles