A aprovechar la hortofruticultura

Los cultivos de hortalizas y frutas han tenido un incremento significativo en Colombia, pues además de considerársele una actividad rentable, las condiciones agronómicas y la alta demanda de estos productos en los mercados mundiales confirman que el país podría convertirse en una potencia hortofrutícola, de allí que este negocio se convierta en una gran alternativa de inversión, con gran oportunidad de crecimiento.

De acuerdo con la Corporación Colombia Internacional (CCI), el comercio mundial de estos renglones asciende hoy a US$122.000, de los cuales apenas US$820 millones corresponden a Colombia, y de estos, US$700 millones provienen de las exportaciones de banano. Del total de exportaciones de frutas, US$44.5 millones pertenecen a las exóticas.

Por otro lado, de las 10 millones de hectáreas que el país tiene disponibles para la agricultura, hay 4 millones ocupadas, y de esta superficie, 331.000 corresponden a la actividad hortofrutícola, que comprende 45 renglones frutícolas (piña, papaya, lulo, maracuyá, granadilla, banano, mango, fresa, pitaya, uchuva, uva y frambuesa, entre otras), y más de 60 hortícolas (lechuga, rúgula, tomillo, laurel, romero y toronjil, entre otros).

En el país se producen 4,9 millones de toneladas por año. Con esta actividad se generan alrededor de 331.000 empleos directos y el doble de indirectos, lo que quiere decir que 16% del empleo del sector corresponde a la actividad hortofrutícola. Un segmento que se ha convertido en gran dinamizador de la economía nacional.

'La hortofruticultura, por sus particularidades y por lo que Colombia ofrece en ventajas comparativas y en posibilidad de crear otras de tipo competitivo, es el instrumento más expedito para dinamizar la economía agropecuaria nacional, porque los mercados internacionales están ahí, y abiertos a nuestras frutas y hortalizas. Además, porque esta actividad no es excluyente: los pequeños y medianos, si se asocian, pueden jugar en las grandes ligas del comercio exterior', dijo José Maya García, gerente general de Asohofrucol.

El ejecutivo agregó que 'la actividad hortofrutícola tiene un enorme potencial para generar ingresos, empleo y bienestar, pero nos hemos convertido en exportadores de muestras, mientras que Perú, Chile y Costa Rica han venido consolidándose en los mercados externos. Este último país, cuya extensión equivale a la mitad del Valle del Cauca, hoy es el segundo productor de piña del mundo; Perú le vende 500.000 toneladas de mandarina a China, del millón que produce. ¿Cómo lo hicieron? Con una alianza público-privada y un concepto de desarrollo rural'.

En ese sentido, Colombia tiene el reto de fortalecer y consolidar la actividad como motor de desarrollo social y económico, y lograr expandirse en los mercados externos superando las barreras fitosanitarias.

Y es que está claro que si los agricultores de frutas y hortalizas quieren dinamizar las exportaciones de estos productos en fresco a mercados que exigen certificaciones fitosanitarias como el Europeo, el Asiático y el Estadounidense, es necesario que avancen en la adquisición de tecnología, en el mejoramiento de semillas y en el trámite de la certificación de predios, porque esto se convierte en un obstáculo para su crecimiento.

Sin embargo, no se puede dejar atrás el potencial que existe con el mercado interno, que todavía se considera muy incipiente. Las frutas y hortalizas tienen una gran demanda en los mercados europeos y asiáticos, por eso el potencial de exportación de este sector.'es claro que El país está llamado a ser potencia mundial en cuanto a la producción de frutas y hortalizas'.

 

Francisco Lourido

Ex gobernador del Valle y miembro de la SAGmercados

se confirma que se hace necesario que el país desarrolle la infraestructura para poder competir en los mercados externos.EL dato16por ciento, empleo

del sector agropecuario que es generado por el sector hortofrutícola en el país.

 

Constituyen la firma fructificar

El pasado mes de abril nació en el Valle del Cauca Fructificar. Una empresa frutícola que se constituyó con un capital inicial de $520 millones proveniente de ingenios azucareros y empresas agrícolas, entre las que se encuentran Oriente S.A. Según Marcela Villegas, gerente de Fructificar, el proyecto se convierte en una apuesta importante para aprovechar el potencial frutícola de la región. 'Pretendemos aprovechar de gran manera las tierras del Valle del Cauca que son productivas, pero que no están siendo utilizadas. Queremos desarrollar cultivos de frutas como piñay fresa, entre otras, que son generadores intensos de mano de obra para crear el clúster frutícola de la región'.

TEMAS


Crecimiento