Apuesta por conservar el estatus

Desde el 2009 Colombia es uno de los 77 países libres de fiebre aftosa, enfermedad epidémica que afecta a los ganados bovino, ovino, porcino, caprino y bufalino, causándoles la aparición de úlceras en la boca y erosiones de vesículas en patas y ubre, además de fiebres altas.

La fiebre aftosa se difunde por vía respiratoria, haciendo que el contacto de animales enfermos con los sanos pueda afectar a grandes poblaciones. 'A esto se aúna que un animal enfermo que se transporte puede originar a donde llegue grandes brotes de la enfermedad de manera muy rápida', afirma Ismael Zúñiga, subgerente de sanidad animal de Fedegan.

La certificación como país libre de fiebre aftosa garantiza que los animales que se exportan no están contaminados con dicha enfermedad. Sin embargo, el contrabando de ganado proveniente de países como Venezuela y Ecuador pone en riesgo el estatus sanitario con el que cuenta nuestro país.

Para Zúñiga, esos dos países no han realizado las mismas acciones que Colombia, y por esa razón el virus circula en sus territorios y hay bovinos afectados por la enfermedad. 'Esto nos expone a diario a que se reproduzca la infección en nuestros animales y a iniciar todo el proceso de erradicación y de certificación como si aquí tuviéramos la enfermedad'.

Según el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo,'el más grave de los contrabandos es el de ganado en pie, debido a que hay mafias de los dos lados de la frontera. El día que llegue la aftosa al país se pierde el trabajo que hemos hecho en Colombia'.

Aunque en Colombia existe una aplicación cíclica de la vacuna contra la fiebre aftosa, lo que según Zúñiga 'protege e inmuniza a los animales y en caso de que entre el virus el impacto sea menor en términos del número de animales infectados y de costos para la erradicación de la enfermedad', el ICA ha implementado una serie de medidas para que el país no tenga que afrontar estas consecuencias por la llegada del virus al país a través del contrabando de ganado proveniente de Venezuela y Ecuador.

Según Rafael Sanmiguel, subgerente de protección fronteriza del ICA, algunas de esas estrategias han sido el refuerzo de las vacunaciones en las fronteras, el establecimiento de zonas de alta vigilancia con países vecinos, la puesta en marcha de puestos de control para verificar que la movilización de animales se haga bajo las condiciones requeridas, y se ha adelantado trabajo con Agrocalidad y con el Inia, los homólogos del ICA en Ecuador y en Venezuela, respectivamente.

El ICA anunció este mes que es fundamental establecer una cooperación permanente en el momento de establecer acciones que permitan mejorar el estatus sanitario en ambos países. Por esa razón, durante el segundo semestre de este año y en la primera mitad del 2013 se desarrollarán actividades conjuntas en la frontera para unificar criterios de control y vigilancia.

Compromisos entre Colombia y Ecuador

Entre los compromisos que Colombia y Ecuador están adelantando se encuentran la armonización en sistemas de información entre los dos países, la unificación de conceptos y procedimientos para la vigilancia y control de la enfermedad en la frontera, la cooperación técnica y capacitación conjunta, y el desarrollo de estrategias de comunicación en la zona de frontera. A raíz de la capacitación técnica se llevará a cabo un simulacro regional en el segundo semestre de este año y la socialización de metodologías y experiencias a través de la red de sensores en Colombia, y el apoyo al fortalecimiento de la capacidad diagnóstica en PPC que Colombia brindará a Ecuador.
 

TEMAS


Colombia